Gabriel Maleno entrega el bastón de mando a Francisco Góngora como alcalde de El Ejido. / IDEAL

La absolución de Góngora facilita la estabilidad política en el terremoto ejidense

Los socios de Gobierno del PP, los socialistas de José Miguel Alarcón, se congratulan del final de la escena judicial perenne tras el Ayuntamiento de la ciudad ejidense

INMA ACIÉN El Ejido

La tierra ha dejado de temblarle bajo los pies. Francisco Góngora Cara (El Ejido, 1970) puede ahora gobernar con la libertad y la autoridad moral que le otorga una mayoría electoral en El Ejido y haber salido indemne de la arremetida penal de sus excompañeros de bancada reconvertidos en independientes bajo las siglas del PAL. Desde ayer, el Ayuntamiento de ElEjido es una institución más estable, lejos de la espada de Damocles que cuestionaba constantemente su licitud por la investigación, durante una década, a su actuación política y empresarial.

El cambio radical de las fichas del tablero comenzó nada más hacer pública, él mismo, frente a los micrófonos, su absolución judicial. Apenas había apagado el micrófono y se dirigía hacia su despacho cuando el alcalde de El Ejido, Francisco Góngora (PP) se topaba de bruces con su socio de gobierno y secretario local del PSOE ejidense José Miguel Alarcón. El socialista salía al encuentro del regidor después de haber conocido por los medios de comunicación el resultado de la sentencia absolutoria. Ambos políticos se saludaron efusivamente -como es habitual, tienen buena relación- y se encaminaron juntos hasta el despacho de Alcaldía, en el que mantuvieron un encuentro informal.

«Creo que es bueno para los ciudadanos que esto termine», aseguraba Alarcón minutos después de su intercambio verbal con el regidor. Con la sentencia en la mano el apoyo de los socialistas al gobierno popular de El Ejido seguirá adelante ya sin dudas, sin nubarrones, sin Damocles amenazante. «Va a ser más fácil todo y para todos, vamos a seguir trabajando en los grandes proyectos que creo que van a salir», refirió.

Mientras Góngora hablaba a la ciudadanía y daba a conocer la sentencia, recién comunicada oficialmente a las partes de la causa, los concejales de Ciudadanos analizaban la actualidad en una cafetería de la Plaza Mayor escuchando la intervención a través del móvil. «Ciudadanos ha abogado siempre por la regeneración democrática y la buena gestión de los recursos municipales y como reiteradamente hemos dicho públicamente, todo lo que sea positivo para la imagen de este municipio contará con nuestro respaldo», refería su portavoz en El Ejido, Cecilio Vargas. «Mi grupo siempre ha manifestado el derecho continuado a la presunción de inocencia y el respeto a las decisiones judiciales y nunca nos hemos manifestado respecto a la situación procesal que tenía nuestro alcalde», insistió.

Los regidores de Vox, que rompieron el pacto bipartito a botepronto y sin previo aviso escudándose en la situación procesal de Góngora, mostraron ayer su respeto por la sentencia. La nueva portavoz del grupo municipal de Vox, Rosa María Martín, señalaba a IDEAL que como grupo municipal acatan la sentencia y, «por supuesto», respetan a la justicia. «Nosotros como grupo municipal continuaremos trabajando por nuestros vecinos y realizando una tarea fiscalizadora que nos corresponde como oposición en el Ayuntamiento de nuestro municipio». Lo harán desde la oposición, a la que se fueron –dijeron– por no estar en la foto del banquillo de Góngora. Aunque días después reconocieran que todo venía de órdenes de arriba.