Francisco Góngora, alcalde de El Ejido. / IDEAL

«Todo nació de una venganza de Juan Enciso antes de las elecciones»

Góngora asegura que el PAL actuó por intereses contra su persona y critica la lentitud sufrida en un proceso judicial que ha durado una década

DANIEL SERRANO Almería

De manera imprevista y a través de una rueda de prensa convocada de urgencia, el alcalde de El Ejido, Francisco Góngora (PP), compareció públicamente tras conocer la sentencia dictada por la Sección Tercera de la Audiencia Provincial que le absolvía de la presunta comisión de tres delitos.

El regidor ejidense fue claro y apuntó directamente al Partido de Almería (PAL) de Juan Enciso en una intervención en la que mostró su confusión por la actuación de la Fiscalía y en la que también criticó la lentitud de la Justicia.

Góngora insistió en repetidas ocasiones en que «tras diez años y medio de instrucción y pese a la petición del PAL y del fiscal», la resolución termina por absolverle de «todos los delitos» de los que fue acusado en la causa vista para sentencia en la Audiencia en la pasada primavera. «La sentencia deja muy claro que no he cometido delito alguno», incidió el regidor.

«Yo no tengo ni responsabilidad penal ni civil alguna. Detrás de esto están algunos acusados en el Caso Poniente, que interpusieron la denuncia antes de las elecciones de 2011. El Partido de Almería (PAL) actuó por venganza y por intereses contra mi persona», argumentó Góngora.

«Han sido diez largos años en los que siempre he defendido mi inocencia, desde el primer minuto. Diez años en los que he tenido que soportar muchas críticas y muchos ataques, políticos y personales», relató. «Jamás cometí delito ni irregularidad alguna, por lo que no debí estar ni imputado ni acusado en esta causa».

Posicionamiento del fiscal

Góngora aseguró que pudo llegar a entender el posicionamiento del PAL de Enciso cuya finalidad «era velar por sus intereses propios y no perder la Alcaldía en 2011». «También tenían ánimo de venganza», añadió.

Lo que no entiende el alcalde, y así lo dejó claro públicamente, fue el posicionamiento del Ministerio Público. «El fiscal del caso se alineó automáticamente con todas las peticiones de condena del PAL a pesar de las pruebas contundentes desde hace muchísimos años atrás y aún habiéndolas reproducido en el juicio oral. Algo que desde la objetividad y la imparcialidad nunca he podido ni compartir ni entender», lamentó.

«He sentido mucha impotencia y mucha indignación porque yo nunca debería haber estado en este procedimiento. Tengo para escribir una novela con todo lo que he pasado en torno a estos autos», señaló al tiempo que apuntó de nuevo al fiscal, ya que, según indicó, ha sido absuelto «no por elementos nuevos, sino por todas esas pruebas aportadas desde hace muchos años».

Góngora aseguró que, a pesar de que «esa sombra de duda lleva muchos años estando ahí y más allá de lo anecdótico, ha sentido el apoyo de su partido, el PP. «Especialmente a nivel provincial, aunque también a nivel regional y nacional, sino no estaría aquí», comentó el ejidense.

Alejarse de la crítica

El alcalde de El Ejido cree que el fallo de la sentencia influirá positivamente porque no tendrá que escuchar o soportar más críticas por este asunto. «A muchos ciudadanos, sobre todo ejidenses, no les va a caber esa duda de si el alcalde ha cometido alguna irregularidad o no y eso para un cargo como el mío es importante», respondió a los periodistas.

Fue en este momento cuando el regidor mostró su lado más crítico hacia la Justicia. «Lamento haber estado tanto tiempo con un grado de indefensión incomprensible», trasladó Góngora. «Yo, que me dedico a lo público, que he estado sacando a este ayuntamiento de un pozo, o de un abismo, teniendo que trabajar intensamente y tomando decisiones muy desagradables hasta poner en orden muchas cosas mientras que otros, que también son servidores públicos y que forman parte de la Administración de Justicia, no se han tomado el mismo interés que me tomo yo todos los días por el interés general», añadió.

«La Justicia a destiempo ya no es Justicia. Ni cuando uno es culpable y se está paseando por la calle ni cuando uno es inocente y tiene la pena de telediario. Para mí es incomprensible que no se hagan las cosas con muchísimo más rigor y, sobre todo, acortando muchísimo más los tiempos», reflexionó Góngora antes de animar al ámbito legislativo a tomar decisiones.

«Una de las cosas que yo haría sería quitar todos los aforamientos. Todos. Del primero al último. Desde el Rey para abajo. Todos. Para así quien tenga que legislar pueda dar un impulso a la Administración de Justicia y que si tiene algún problema con ella pueda comprobar su calidad», dijo.

«La sentencia concluye que yo no tengo ni responsabilidad penal alguna ni responsabilidad civil directa. Lo reconoce la propia Audiencia Provincial: nunca cometí delito fiscal, nunca cometí falsedad en documento público y nunca he cometido delito de blanqueo de capitales. Mi inocencia no era un convencimiento personal, era un hecho acreditado a la luz de todas las pruebas», insistió antes de concluir lamentando que su padre haya fallecido estando imputado «siendo totalmente inocente». «Un hombre ejemplar que ha sufrido también esa injusta acusación durante muchísimos años y que no se la merecía», finalizó.