Vuelve la Escuela de Pacientes con Enfermedad Renal al Hospital Universitario Poniente

Una quincena de pacientes participaron en las dos sesiones que abordaron temas como alimentación, ejercicio físico, descanso, cuidados o relaciones sociales

INMACULADA ACIÉN El Ejido

La Escuela de Pacientes con Enfermedad Renal, dirigida tanto a personas diagnosticadas con esta patología, como a sus familiares, ha vuelto al Hospital Universitario Poniente después del parón obligado por la covid-19.

Una noticia tan necesaria como esperada, ya que permite poner en contacto a pacientes entre sí y resolver dudas acompañados y guiados por otras personas que también han pasado o incluso continúan pasando por su misma situación.

Y es que, a través de esta iniciativa, pacientes que llevan tiempo conviviendo con alguna patología renal y que han sido formados por la Escuela Andaluza de Salud Pública, actúan como docentes, encargándose a su vez de formar a sus iguales. Una labor en la que cuentan con el apoyo de profesionales de la Unidad de Nefrología del centro hospitalario.

De esta manera, la Escuela de Pacientes se configura como un espacio de información e intercambio de experiencias, cuyo objetivo final es mejorar la calidad de vida de las personas con enfermedad renal, dándoles la oportunidad de expresar sus dudas e inquietudes, relacionadas con su patología y con las dificultades que encuentran en su día a día, además de compartirlas con personas que están en su misma situación.

El Hospital Universitario Poniente puso en marcha este aula de la Escuela de Pacientes en 2019, si bien poco después, por la covid-19 tuvo que suspenderlo. Ahora, en esta vuelta, esta nueva edición contó con la participación de una quincena de pacientes, entre los que hay personas que acaban de ser diagnosticadas, otras en tratamiento renal sustitutivo o que han recibido ya un trasplante de riñón y varios familiares, que participaron en dos sesiones formativas, con contenidos que incluyen la alimentación, el ejercicio físico, el descanso, los cuidados o las relaciones sociales, entre otros. Durante las sesiones, los asistentes aprenden a romper el círculo de la enfermedad a través del pensamiento positivo y con un plan de acción.