Borrar
La Virgen del Rocío pisa la arena de la playa ejidense

La Virgen del Rocío pisa la arena de la playa ejidense

Más de 300 caballos, enganches y cientos de peregrinos acompañaron a la Blanca Paloma en la Romería de la Hermandad de la Virgen del Rocío en El Ejido

Inmaculada Acién

El Ejido

Domingo, 20 de agosto 2023, 13:21

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Como ya es tradición, cada tercer sábado de agosto, cientos de romeros levantan el polvo del camino acompañando a su Blanca Paloma en una Romería que convierte al municipio de El Ejido en un Rocío chico.

A las seis de la tarde, aún con el sol apretando arrancaba la Eucaristía en la Iglesia de Guardias Viejas. El carro con el cuadro de la Virgen del Rocío ya decorado para la romería se ubicaba como siempre a las puertas del centro mirando hacia el altar. Hacia él se giraron todos los presentes cuando a las siete menos cuarto aproximadamente el coro entonaba esa canción compuesta para su Virgen del Rocío en El Ejido.

Acompañando, además del alcalde de El Ejido y miembros de la Corporación Municipal, también hubo concejales del Ayuntamiento de Berja y representantes de otras Hermandades del municipio y de la zona, como la Hermandad Santísimo Cristo del Amor de Santo Domingo, la Hermandad de Nuestra Señora de Gádor de Berja, la Cofradía Nuestro Padre Jesús Nazareno y Nuestra Señora de los Dolores de Balerma, la Mayordomía de Nuestra Señora del Carmen de Balerma, la Mayordomía Santa Cruz de Ejido Norte, la Cofradía Nuestra Señora de las Angustias y Santísimo Cristo de la Buena Muerte de la Loma, la Hermandad Divina Infantita, la Hermandad San Isidro de El Ejido, y la Cofradía Santísimo Cristo de la Paz y Nuestra Señora de los Dolores de Santa María del Águila.

En la calle, entre tanto, cientos de caballos y más de una decena de carros ya esperaban para escoltar a la Reina de las Marismas por la arena de la playa hasta Almerimar.

Alrededor de las siete y cuarto comenzaba a andar la comitiva, compuesta en esta ocasión por unos 800 peregrinos, algunos llegados incluso de Murcia o Granada, más de 300 caballos y numerosos enganches. De la Iglesia de Guardias Viejas, bajaban hasta la playa para hacer un breve recorrido, antes de tener que salir a la carretera, ante las dificultades para los carros para atravesar una franja costera entre Guardias Viejas y Almerimar que cada vez es más estrecha por el avance del mar. La romería volvía a levantar el polvo del camino en la playa ya de Poniente de Almerimar a la altura del residencia San Miguel.

A lo largo de la playa, los miles bañistas que a esa hora aún disfrutaban de una apacible tarde de playa con un mar totalmente en calma, pudieron disfrutar del espectáculo que supone el paso de la romería. También pudieron ser testigos de las dificultades por momentos para avanzar por la arena de la playa: carros que encallaban e incluso algún caballo que daba un traspiés y volcaba sobre la arena.

Pero nada detuvo a los romeros que continuaron avanzando en dirección a la Iglesia Sagrada Familia de Almerimar, donde como cada año se llevó a cabo la ofrenda floral.

Un camino que discurrió animada por el sonido de las flautas y tamboriles rocieros, también de las guitarras, y las canciones que no dejaron de interpretar los participantes para aligerar el camino.

Varias fueron las paradas que se llevaron a cabo para unificar el grupo, pero también en esta ocasión y como novedad, a petición de los caballistas, paradas para hidratar a los caballos dado el calor y la exigencia del recorrido.

Pasadas las nueve de la noche llegaron los romeros a la iglesia de Almerimar, donde llevaron a cabo su tradicional ofrenda floral para posteriormente dirigirse a la explanada junto al chiringuito Puerto Vino, habilitada para la celebración de la convivencia rociera entre todos los asistentes hasta altas horas de la madrugada y en la que a medianoche los festejos se detuvieron para rezar todos juntos el Santo Rosario.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios