Mari Ángeles Peramo, Francisco Díaz, Paco el del Tres Regiones, José Suárez yJosé Antonio Peña.

Luto en Balerma por el estado de su costa

La Mesa de Trabajo por la Estabilización de la Playa de Balerma organiza esta acción como protesta por una situación enconada en el tiempo y agravada cada día que pasa

INMACULADA ACIÉN El Ejido

La Mesa de Trabajo por la Estabilización de la Playa de Balerma ha convocado para este viernes un acto simbólico con el que protestar nuevamente por la situación que padece su costa. Y es que ni están dispuestos a dejar que este asunto caiga en el olvido, ni piensan bajar los brazos y rendirse, y, además, aseguran que los balermeros ya empiezan a estar hartos de tanto estudio e investigación sobre la playa que han visto tantas generaciones y que ahora están perdiendo año tras año ante la impasibilidad de la Dirección General de la Costa y el Mar, dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica.

De esta manera, tienen previsto llevar a cabo a partir de las 20.30 horas una izada de bandera, en el paseo marítimo, en la zona del Restaurante Johanna y el conocido como Rincón, para declarar luto por su litoral.

Desde la Mesa de Trabajo afirman que la situación a la que ha llegado este tramo de costa se podría asemejar a una película de terror, dado que según los datos recogidos en un levantamiento topográfico, se han perdido más de 20 metros de playa en algunos puntos en tan solo cinco años, como puede ser el caso de las Cuevecillas o la Playa de Poniente, conocida como el Tejar.

Una movilización que, además, adquiere un mayor sentido tras la publicación de los pliegos de licitación del estudio que plantea estabilizar y recuperar ambientalmente la playa de esta localidad marinera, entre la desembocadura de la rambla de Balanegra y el espigón de piedra del moro, que hace tan solo unos días, desde esta entidad denunciaron por estar viciados.

El portavoz de la Mesa de Trabajo, José Antonio Peña, recordó que «ya en 2015 hubo un plan de estabilización, conocido como PIMA, y que hizo espigones en Adra, Balanegra y Almerimar, y para Balerma lo único que aportaron fue más arena». Es por ello que desconfían de que este nuevo estudio se sume al legajo de folios que atesora Costas en la carpeta de Balerma, y que finalmente termine con otro riego de arena.

En este punto, Peña señaló que ya circula entre muchos círculos balermeros la sensación de que detrás de esta medida hay algún interés oculto. «No entendemos como después de tanto estudio y sabiendo que la arena sola no estabiliza la playa de Balerma, sigan concluyendo en esa solución», insistía, al tiempo que manifestaba también su pesar porque «parece ser que a los balermeros nos cuesta el triple conseguir lo mismo que se hace para otros pueblos. Debe haber alguna mano negra detrás de todo esto porque no es normal», e insistía en la necesidad de movilizar el pueblo para hacer presión. «Si Costas no ve que el pueblo de Balerma quiere una solución estable, harán otra vez lo que han hecho otras veces, tenemos que pensar que a veces para mala salud ninguna».