El Teatro Comestible se prepara para bajar al público hasta el infierno

Este año se combinará a la perfección el teatro de la compañía 'Los Qué' y la alta gastronomía de José Álvarez en el espectáculo 'Qué infierno de Cabaret'

INMACULADA ACIÉN El Ejido

El Teatro Comestible es una de las propuestas más esperadas cada año de la programación del Festival de Teatro de El Ejido y este año, además, tenía que ser con un espectáculo a la altura de lo que se conmemora como es la 45 edición de esta cita cultural.

Un espectáculo en el que la alta cocina del chef ejidense José Álvarez se unirá a la actuación de la compañía 'Los Qué' con la obra 'Qué infierno de Cabaret' en la que los comensales y espectadores bajarán hasta el infierno. De ellos dependerá subir al cielo e incluso quedarse en el limbo en una noche que promete emociones fuertes.

En este sentido, la concejala de Cultura, Julia Ibáñez, adelantó que será «una agradable velada en la que se conjuga innovación, creatividad y los mejores productos gourmet que dan los invernaderos para sacar todo el sabor a los platos».

Este maridaje estará acompañado de una puesta en escena «potente» que sumergirá al público dentro del espectáculo para que pueda vivir momentos divertidos, únicos e inesperados, todo ello gracias a la estrecha colaboración del Ayuntamiento y el Restaurante La Costa, con la colaboración de 'Punta Este de Estrella Levante' que volverá a estar presente en esta cita, para conseguir trasladar a los asistentes directamente al 'infierno' a través de una trabajada iluminación, con un escenario central en forma de hexágono y el mejor ambiente diseñado específicamente para la ocasión.

Cada edición, elTeatro Comestible se traslada hasta lugares emblemáticos del municipio. Así, a escenarios como La Almunya del Sur, el Castillo de Guardias Viejas o el Puerto de Almerimar, entre otros, en esta edición se une un espacio especial como es la Nave de Ejidomar, que ya está reformada y que ya durante las pasadas fiesta de San Marcos acogió las tradicionales Habas y la fritada más grande del mundo.

Un espacio muy amplio que permitirá incrementar y mucho las plazas para este año, de manera que de las 80 plazas de la última edición se pasará a las 250 de esta, todas ellas ya agotadas.

En este espacio, la iluminación adquiere un protagonismo especial para conseguir crear el ambiente que una obra de cabaret requiere.

Cocina

Sobre la propuesta gastronómica, José Álvarez señaló que «lo más importante es la conexión que se establece durante la función entre la cocina, los artistas y los comensales, con un menú que estará compuesto de 6 o 7 platos». Propuestas donde habrá «picante y cosas fuertes», que combinen a la perfección con la noche y entre los postres, este año uno será un cóctel.

La obra de la compañía 'Los Qué' se basa en una competición de talentos inspirada en los siete pecados capitales. Ibáñez incidió en que «será una propuesta llena de magia, música y diversión», pero también adelantó que los asistentes serán recibidos por un satiro con fuego y tendrán que sortear el fuego para ser merecedores de entrar en el espectáculo, con una apuesta «irreverente, atrevida, canalla» y donde la diversión está garantizada.

Por otra parte, Ibáñez señaló que el Teatro Comestible es una de las propuestas más especiales del Festival puesto que se trata de una apuesta con sello local que demuestra que «somos capaces de hacer propuestas culinarias, culturales y artísticas a la altura de las grandes capitales.