Borrar
Julián Fontalvo, durante la puesta en escena de 'El Imitador'.
«El show termina siendo como una especie de montaña rusa de emociones»

Julián Fontalvo

Festival de Teatro El Ejido 2023
«El show termina siendo como una especie de montaña rusa de emociones»

El Auditorio acoge esta noche el espectáculo 'El Imitador', con canciones de 70 artistas sobre el escenario y una historia que emocionará

Inmaculada Acién

El Ejido

Viernes, 19 de mayo 2023, 15:22

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Las voces de 70 artistas del panorama musical internacional se van a poder escuchar esta noche, desde las 21 horas, sobre las tablas del Auditorio de El Ejido. Canciones de esas que se pueden considerar inmortales y que harán revivir emociones, sentimientos e imágenes del pasado en los asistentes. Eso es lo que conseguirá Julián Fontalvo con 'El Imitador'.

–70 imitaciones de artistas en 90 minutos. ¿Da tiempo a tanto?

–Da tiempo para mucho. Da tiempo a contar una historia, porque en realidad 'El Imitador' es una obra de teatro unipersonal en la que hay música con canciones emblemáticas y grandes hits internacionales que acompañan a la historia. El personaje principal, que se llama Julián como yo, nos lleva, gracias a la música, a su infancia y empieza a hablarnos de su sueño de ser artista. Descubre un talento innato de imitar voces y a partir de ahí vemos toda la trayectoria que tiene el personaje en la búsqueda de su sueño. Viaja a EE UU, termina llegando también a España... Y en medio de todo eso está la música y es lo que genera el relato, canciones que son importantes para él y que le recuerdan momentos especiales de su vida.

–¿De qué género son las canciones?

–Son grandes canciones de la música universal de diferentes los géneros porque hay pop, rock, baladas, flamenco, hip-hop, de todo para todos, y cada vez que canto esas canciones hago las imitaciones de los artistas.

–¿Qué parte de ficción y cuánto de real hay del Julián personaje en el Julián real?

–Cuando empecé a escribir el guión sí que el ejercicio inicial fue hablar de mi vida, porque en el fondo soy yo ese niño que descubrió que tenía aptitudes artísticas y soñaba con cantar, actuar y ser artista, y afortunadamente terminé haciéndolo. Conforme iba escribiendo empecé a ficcionar cosas para que fuera más interesante. Pero sí hay muchas referencias, nombres, sitios, que se tocan en la historia y que son reales. Por eso yo lo siento como muy personal. Además, hay muchos temas metidos en el show que conectan con el público, porque todos tenemos un sueño en la vida. Es un sentimiento universal. La gente va a disfrutar mucho a través de las canciones y de la historia, que es muy conmovedora.

–¿Qué sentimientos busca despertar en el público?

–El show termina siendo como una especie de montaña rusa de emociones, porque hablas de la relación madre e hijo, de cuando eres niño los sueños que tienes, de la búsqueda constante, de fracasos y éxitos, de la identidad y de la importancia que tiene la música en nuestra vida, porque tiene un papel muy importante. Acompaña los recuerdos e imágenes. La música tiene el poder de evocar recuerdos de manera rapidísima y es junto con el olfato lo que consigue evocar. Por eso es un viaje de muchas emociones.

–¿Qué papel juega la música en su vida?

–Desde que descubrí que me gustaba cantar y que tenía aptitudes para ello, para mí cantar es un elemento liberador, una manera de expresarme. No sé qué sería de mí sin la voz, probablemente tendría otras cosas. Cuando estás cantando es como que sientes una fuerza liberadora increíble y a través de ella estás liberando de alguna manera a la persona que lo está escuchando porque le estás generando también unos sentimientos y es súper bonito saber que puedes conectar de esa manera con el público.

–¿Para qué edad es este espectáculo?

–Realmente, si pensamos en acotar el target del show, de acuerdo a la historia iría destinado a personas de entre 30 y 40 años o más. Son canciones de los 80 y los 90, porque es la edad que tiene el personaje, pero es curioso porque he hablado con niños y con adolescentes que han venido a ver el show y les flipa. Muchas veces hay canciones que conocen, otras no, pero que las conocen por sus padres o porque las han escuchado en la radio porque son canciones casi inmortales, están todavía vigentes porque son muy buenas. Artistas como Queen, David Bowie, The Police... son artistas que van a estar siempre. Los niños también disfrutan de la historia y de la forma que está contada, porque no soy un simple narrador, sino que me meto en la piel de los personajes.

–¿Con qué estilo musical se identifica más?

–Quiero pensar que me identifico más con el rock, porque lo he escuchado más desde pequeño, pero también he escuchado pop. Pero tanto el pop como el rock son géneros muy amplios porque hay muchos subgéneros dentro. De las primeras cosas que escuché cuando era pequeño fue Michael Jackson y para mí es uno de los artistas que me han marcado y han tenido una gran influencia, al igual de Bob Marley y Queen.

–¿Hay también imitaciones de artistas latinos y españoles?

–Sí, hay de todo para todos. Tenemos a Manolo García, La Oreja de Vogh, Los Rodríguez, Miguel Bosé, Andrea Bocelli... Hay flamenco también.

–¿A cuántos artistas es capaz de imitar?

–En 'El Imitador' son 70, pero se han quedado algunos fuera de la lista. Pero podemos decir que alrededor de un centenar de artistas. Muchas veces cuando escucho un personaje, yo sé si lo puedo imitar o no.

–¿Hay voces femeninas?

–Sí, hay artistas femeninas como Amaya Montero, Amy Winehouse, Macy Gray, Édith Piaf, Tina Turner, Celia Cruz. Hay chicas.

–¿Cuál fue el primer artista que imitó en la obra?

–Yo tenía claro que Bob Marley, Michael Jackson, Elvis o Macy Gray iban a estar. Pero lo marca la historia. Yo tenía una lista de todos los personajes que podía imitar, pero las canciones forman parte del relato. La letra de las canciones tiene que ver con lo que está pasando y las canciones tenían que encajar. Me gustaba cantar de pequeño, pero cuando cantaba, de manera inconsciente imitaba al personaje que estaba escuchando (gestos, inflexiones vocales, la forma de cantar de ese cantante). Fue cuando me di cuenta que tenía una especie de plasticidad en la voz que me permitía adaptarme a la voz de cada uno. Ahí fue donde realmente encontré el don. Años después me di cuenta que podía hacer un espectáculo con ello y trabajar con este don.

–¿Qué le diría al público de esta noche?

–Que tengo muchas ganas de compartir este espectáculo con el público de El Ejido y estoy seguro de que lo van a recibir muy bien y lo van a pasar muy bien.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios