Reyes Álvarez-Ossorio, presidenta de Sadeca. / I. A.

Entrevista

«La seguridad es probablemente la dimensión más importante de la calidad»

El XXVI Congreso de Sadeca, que se clausura hoy, ha reunido durante tres días a cerca de 200 profesionales sanitarios de toda Andalucía

INMACULADA ACIÉN El Ejido

El municipio de El Ejido ha acogido durante tres días el XXVICongreso de la Sociedad Andaluza de Calidad Asistencial(Sadeca). Un evento que se celebra por primera vez en el municipio ejidense y que cuenta con la participación de cerca de 200 profesionales llegados de toda Andalucía e incluso de otros puntos de España. Un evento que trata de reunir y convertirse en foro de debate y aprendizaje y que este año se centra en la humanización, con 185 comunicaciones orales y pósteres

–El concepto de calidad asistencial ha cambiado con el paso de los años. ¿Qué se entiende en estos momentos por calidad asistencial?

–Hay muchas definiciones pero a mí la que más me convence es la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que dice que calidad es asegurar que cada paciente recibe el conjunto de servicios diagnósticos y terapéuticos más adecuado para conseguir una atención sanitaria óptima, teniendo en cuenta las necesidades del paciente, su conocimiento, sus expectativas, poniendo al paciente en el centro de la atención, y lograr el mejor resultado con el mínimo riesgo y máxima eficacia. Por ello, cuando hablamos de calidad, hablamos de muchas dimensiones, hablamos de adecuación, de la dimensión científico-técnica, de la satisfacción del paciente, de sus expectativas y necesidades, de cómo se produce el proceso de comunicación...

–¿Se mide la calidad asistencial en los hospitales?

–Se debe de medir y los proveedores de un servicio o producto, servicio en este caso, son los responsables de evaluar la calidad del servicio que ofrecen. Hay una máxima en calidad, que ya lo decía uno de los padres de la calidad y es que «lo que no se mide, no se mejora, y lo que no se mejora termina degradándose siempre».

Sí se mide, a través de indicadores directos e indirectos. Lo que no sé es si hay es un consenso entre las diferentes comunidades autónomas sobre cuáles son los indicadores para comparar pero sí se mide.

–¿Tienen algún informe en el que se bareme la calidad asistencial de los hospitales andaluces?

–Sé que hay diferentes publicaciones a través de la Consejería de Salud y en los centros privados. Ahora mismo es una garantía de reclamo para el personal hablar de la calidad de los servicios que se ofrecen.

–¿Cuáles son los déficits de nuestro sistema sanitario para alcanzar la calidad asistencial y cuáles son también nuestras potencialidades?

–Como sociedad científica nos orientamos a la promoción y difusión de la cultura de la calidad y la mejora continua y lo hacemos a través de jornadas y encuentros como este congreso que ya llevamos 26 ediciones, a través de jornadas científicas, jornadas monográficas, a través de publicaciones donde valoramos las mejores prácticas que los profesionales nos traen a los congresos, de proyectos de investigación, de la elaboración de manuales de indicadores de calidad de procesos, etc. La tarea de identificación de las áreas de mejora en general en los servicios públicos no es la competencia de la Sociedad Científica.

Nosotros lo que sí percibimos es que después de casi tres años que llevamos de pandemia, se está haciendo un esfuerzo muy importante por parte de todos, los servicios públicos y no públicos en recuperar los elementos que necesariamente se habían visto afectados durante la pandemia.

–¿Por qué la humanización ha tomado protagonismo en relación con la sanidad en los últimos años?

– Creo que siempre ha sido una preocupación y un elemento que en el sistema sanitario ha estado presente, en trato humano, conocer las necesidades de los pacientes... Pero es verdad que en los últimos años se le ha dado una estructura y diseño metodológico para homogeneizar lo que hacen todos los centros y se ha creado un plan.

–Calidad y seguridad del paciente son inseparables.

–La seguridad es una dimensión de la calidad, probablemente la más importante. Cualquier intervención que pueda ocurrir entre un profesional y una persona, en su domicilio, en el centro de salud u hospital puede suponer algún riesgo y nosotros trabajamos en cómo identificarlos y prevenirlos y, si ocurre, analizar qué ha ocurrido y poner medidas para que no vuelva a pasar. Es algo que se hace todos los días en todos los centros. Además hay una estrategia específica en materia de seguridad del paciente.

–La calidad también requiere de recursos. ¿Cómo ven el sistema sanitario andaluz?

–En materia de recursos desde Sadeca lo que reclamamos sobre todo es que se consoliden recursos estructurales en materia de profesionales referentes en calidad, en metodología, para apoyar el trabajo que hacen tanto gestores como profesionales del ámbito asistencial. Lo que sí decimos es que ese referente de calidad es necesario y es importante para avanzar en una implementación de una cultura calidad efectiva a nivel de todos los centros.

–Un Congreso donde destacan dos factores: transversalidad y interdisciplinaridad.

–Transversalidad porque abordamos muchas dimensiones de la calidad, dimensiones con la seguridad del paciente, de la innovación en tecnologías de la información y la comunicación, de proyectos de investigación con la UAL, de elementos relacionados con la gestión clínica y la gestión en el día a día.

Interdisciplinar porque este trabajo no se aborda desde una única categoría profesional, sino desde disciplinas asistenciales de médicos y enfermeras, pero participan profesionales de todos los ámbitos, porque planificar, evaluar y mejorar es un elemento tangencial y común a todos y cada uno de los profesionales que se encuentran dentro del sistema sanitario.

En este congreso han trabajado muchas personas de todos los centros sanitarios públicos y privados de toda Almería y también otros de fuera, quiero transmitir mi agradecimiento a todas ellas y a los que nos han ayudado a que el Congreso sea una realidad. Espero que salgamos de este Congreso un poquito más sabios de lo que ya somos en este momento.