Borrar
El Santo Sepulcro de El Ejido estrena urna casi seis décadas despúes

El Santo Sepulcro de El Ejido estrena urna casi seis décadas despúes

El ebanista ejidense Serafín Lirola ha sido el encargado de elaborar el nuevo sepulcro. Un proyecto que para él ha sido muy especial

Inmaculada Acién

El Ejido

Viernes, 29 de marzo 2024, 00:06

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Emoción y mucho sentimiento afloran de la voz entrecortada de Serafín Lirola cuando trata de expresar lo que para él ha significado diseñar y crear la nueva urna del SantoSepulcro de El Ejido, que esta noche procesionará por primera vez portando su talla por las calles de ElEjido. Los ojos se le humedecen y tiene que detenerse a tomar aire.

Pese a que son ya 14 los tronos que lleva elaborados para distintas hermandades y cofradías tanto de El Ejido como de otros municipios de la provincia de Almería, junto a numerosos arreglos de elementos eclesiásticos, este trabajo ha sido especial. Y es que Serafín Lirola lleva más de 20 años ligado al grupo parroquial que procesiona cada año al Santo Sepulcro y del que ahora mismo es además su Mayordomo. Precisamente de sus manos y de su taller también salió el trono que porta al Santo Sepulcro, que elaboró en el año 2.000.

Solo en el caso del sepulcro, han sido tres meses de intenso trabajo para dar forma al proyecto por parte de dos personas. Alrededor de unas 1.000 horas, además de las dedicadas a su diseño, con hasta tres bocetos distintos. Sin embargo, la recompensa emocional es mayor que el esfuerzo físico y la dedicación de tiempo que le ha llevado.

«La satisfacción personal está por encima del interés económico. Pensar que he hecho algo grande para Dios, para mi pueblo y para mi parroquia está por encima del interés económico», afirma Serafín Lirola, quien además deja claro que «la decisión de cambiar el sepulcro se llevó a una votación en el Consejo Pastoral. En esa reunión yo me limité a explicar el boceto y el presupuesto, acto seguido me ausenté de la votación para no ser parte interesada y beneficiada en la decisión final que se tomara».

Pero la idea de construir el nuevo sepulcro no es nueva. La toma de esa decisión ha requerido de muchos años y mucho debate.

La urna anterior se compró en 1966. Los años han ido haciendo mella en su estado y el deterior era evidente, «sobretodo porque estaba atacado por insectos xilófagos, aquellos que se alimentan de la madera, tipo polillas», explica Lirola, quien señala también que la estructura de aquella época «carecía de cualquier tipo de ensamble y no nos daba seguridad. Cada año le dábamos un repaso y siempre pensaba en lo mismo, en el peligro de que se nos desmontara durante una procesión y el miedo a que un cristal pudiera accidentar a algún costalero».

En este punto recuerda un año que les empezó a lloviznear durante el recorrido y aceleraron el paso. «En ese momento yo era costalero y fui todo el recorrido pidiendo que no se rompiera nada».

Dada la situación, en el año 2012 aproximadamente Serafín Lirola hace un primer boceto de la urna, pero aquel boceto no salió adelante. Coincidió con los años en los que se hizo la obra en la Parroquia de San Isidro, para lo que la parroquia tuvo que solicitar un préstamo y ahí quedó ese primer proyecto.

No sería hasta diez años después, cuando se retoma el proyecto. «En junio de 2022, Don Mariano Delgado, párroco actual, se puso en contacto conmigo y me trasladó la necesidad de cambiar la urna por las condiciones en las que estaba. En febrero de 2022 pongo el proyecto en marcha», explica Lirola.

De hecho, la urna confiesa que se terminó para Semana Santa de 2023, pero por diferentes motivos ajenos a él no fue hasta el 21 de enero de 2024 cuando se entregó. Yo quería que la bendición se hubiera hecho antes, pero todo tiene sus tiempos, y la he tenido guardada cerca de un año».

De todo este proceso, este ebanista ejidense sobre todo recuerda una frase de Don Mariano Delgado: «Haz una urna como El Ejido se merece, me dijo».

El Santo Sepulcro afronta esta noche, desde las 22 horas, su 23 salida procesional.

Diseño del nuevo sepulcro

La estructura es de madera de nogal americano con una base de tablero marino, ensanblada a caja y espiga con sus esquinas ingletadas, que llevan alojadas unas columnas torneadas de estilo salomónico en madera de caoba. De esa misma madera es la moldura de las zonas acristaladas y la moldura inferior por todo el perímetro de la urna. En la parte superior de las columnas salomónicas e incrustadas en ellas se aprecian unas estrellas mediante una taracea en madera de nogal, arce blanco y nogal americano en todo el contorno. Por su parte, la tapa de la urna es una estructura a cuatro aguas en madera de nogal americano y con molduras de caoba. Otra pieza que es santo y seña es una cruz inspirada en la original del Santo Sepulcro.

«El tema de conseguir caoba en estos días es punto imposible. Yo se la compré por el año 2002 o 2003 a un ebanista con el que yo iba por las tardes cuando estudiaba en la Escuela de Formación en Almería», explica Lirola

Creación del Grupo Parroquial

«Por el año 2000 estaba de párroco Don Juan José Martín Campos y nos propone a un grupo de gente de la parroquia retomar una tradición que ya había aquí, que empezó en 1966 y que a mitad de los 80 decayó, como era la procesión del Jueves Santo del Cristo de la Misericordia y la Virgen de los Dolores, y el Viernes Santo del Santo Sepulcro y la Soledad. Ahí empieza esta andadura», recueda Serafín Lirola. Empezaron poco más de 20 personas y ahora el Grupo Parroquial cuenta con 40 miembros.

Esta noche será la puesta de largo del Santo Sepulcro en su nueva urna, después de ser bendecida el pasado 21 de enero.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios