La Sala B se llena para arropar a Mari Carmen Campoy en la presentación de 'El Pequeño gran hombre'

La Sala B se llena para arropar a Mari Carmen Campoy en la presentación de 'El Pequeño gran hombre'

Este libro trata de concienciar sobre la importancia de hacerse donante de órganos porque donantes no hay vida y que lo recaudado se destinará a un fin benéfico

INMACULADA ACIÉNEl Ejido

Fue una mañana de mucha emoción la que se vivió ayer en la Sala B del Teatro Auditorio de El Ejido. Decenas y decenas de personas hicieron que se quedara pequeño este espacio en la presentación de un libro que es un verdadero canto a la vida como es 'El Pequeño Gran Hombre' de Mari Carmen Campoy, ejidense, vicepresidenta de la asociación de donantes A Pleno Pulmón. Un libro en el que habla de su hijo y de su lucha, pero sobre todo con el que quiere transmitir un mensaje de esperanza y también concienciar a todo el mundo de la importancia de ser donante, de permitir que otros puedan seguir viviendo con a uno ya no le queda más vida. Un mensaje de esperanza para los que siguen esperando ese trasplante y un mensaje de amor para quienes permiten que ese milagro se produzca.

«Este libro vamos a intentar llevarlo incluso a los hospitales para que la gente que está sufriendo lo que sufrió José en su momento lo pueda leer y convencerle de que siempre existe esperanza», explicó su editor, José Carlos.

Testimonios de vida

Y es que no se trata de una novela, sino de un libro de testimonios. «Han sido dos años de constante búsqueda de gente que pudiera dar testimonios interesantes, directos. Se ha conseguido al final. No todo el mundo ha podido intervenir, pero sí muchos. Y a través de ellos conocer a José», explicó José Carlos. Y es que en este libro no solo aparecen los testimonios de su familia, sino también de amigos, algunos de los cuales llevan incluso tatuados unos pulmones en algún lugar de su cuerpo en recuerdo, de profesores e incluso del cirujano encargado de hacer el trasplante principal.

La autora en este libro regala un canto a la propia existencia pero también a la abnegación, a la tenacidad y sacrificio. Un canto a lo que significa vivir luchando cuando lo que se persigue es conseguir algo importante, pero sobre todo cuando el objeto es permanecer el mayor tiempo posible con vida, mientras esperas a un donante que te la prolongue.

El alcalde de El Ejido, Francisco Góngora, que acompañó a Mari Carmen Campoy en esta presentación, destacó que «el testimonio de vida de Mari Carmen es de mucho amor, sin duda, de dolor, esperanza, sacrificio y también de muerte en este caso. Pero ha escrito este libro para dejar constancia también de la vida de su hijo, de esa lucha y de algo tan importante como es la esperanza de que alguien te done un órgano», al tiempo que añadió que «es importante que cuando nuestra vida deja de tener sentido o clínicamente se acaba puede empezar la de otras personas. Estoy seguro de que tu testimonio salvará vidas, porque hará que muchos se hagan o nos hagamos donantes».

Hacer vivir a otros

También estuvo junto a la autora el Coordinador de Trasplantes del Hospital de Poniente, Javier Fierro, del que Mari Carmen Campoy dijo que «tiene el papel más importante en esto que es el hablar con las familias para que una persona que por desgracia no puede vivir, pueda hacer vivir a otras como José y como tantas otras que están esperando un trasplante».

España es el primer país en donaciones de órganos y actualmente hay unas 3.600 personas esperando una donación, como indicó el doctor Fierro.

Por otra parte, arropando a Mari Carmen Campoy en este acto también hubo varias personas que han pasado por lo que pasó su hijo y que hoy siguen viviendo. Lola recibió un trasplante de ambos pulmones hace diez años y Fernando, también trasplantado hace años, tampoco dudó en viajar desde Cádiz para arropar a Campoy. Pero no fue el único, entre el público había más gente tocada por este tema, padres, madres y familias.

«Gracias a esos donantes es posible que ellos puedan estar hoy aquí, porque a cualquiera nos puede pasar. Lo vemos en la tele y nos da pena pero a todos nos puede pasar», afirmó Campoy en relación a Lola y Fernando.

«Madres luchadoras hay muchas. Yo soy una más»

Esa fue una de las primeras frase que pronunció Mari Carmen Campoy en la presentación, donde reconoció que es un libro que ha costado hacer, «ha habido paradas, por poner a tanta gente de acuerdo o incluso por mi misma, mis bajones, mis momentos de parar porque las emociones no me dejaban, pero merecía la pena. Su fuerza fue mi constancia. Me lo puso muy fácil, porque desprendía esa fuerza y esas ganas de vivir y de luchar».

Asimismo, Campoy mostró su deseo de que «ojalá no sea un libro solo para ver los testimonios, sino que ante todo quiero que este libro sirva para concienciar porque al final el mensaje del libro es ese, concienciar sobre la importancia de la donación de órganos.