La remodelación de Ejido Centro continúa con la instalación de la canalización en la calle Iglesia

La remodelación de Ejido Centro continúa con la instalación de la canalización en la calle Iglesia

Se ha comenzado con la instalación del nuevo acerado y continuará con la transformación de las calles Cervantes, Lobero y Constantino

INMACULADA ACIÉNEl Ejido

Las obras de remodelación y modernización de Ejido Centro progresan a un ritmo avanzado tras la puesta en marcha de este importante proyecto el pasado mes de agosto. Así, tras la demolición del firme para colocar los sistemas de canalización, que ya están instalados, el proyecto continúa con la instalación de un nuevo acerado mucho más atractivo y respetuoso con el medio ambiente. Una vez se finalice con esta primera arteria importante del centro urbano, se continuará con la transformación de las calles Cervantes, Lobero y Constantino, hasta completar así un relevante diseño que posibilitará modernizar, hacer más funcional y, sobre todo, embellecer toda esta zona del municipio.

El alcalde, Francisco Góngora, destacó durante su visita a las obras que «con este proyecto pretendemos hacer de nuestro centro un lugar interesante al paseo, al tiempo de que, estamos seguros, repercutirá de manera muy positiva en la actividad comercial y hostelera de la zona, al igual que ocurre en las grandes ciudades».

En concreto, los trabajos, en estos instantes, pasan por la instalación del nuevo acerado con baldosas EcoGranic, que combaten la contaminación mediante un proceso similar a la fotosíntesis de las plantas. De esta manera, se convierten los gases en compuestos inocuos para la salud y el medio ambiente a través de un proceso de oxidación natural libre de agentes químicos y de efecto inagotable en el tiempo. Este tipo de losas se fabrica en dos capas y debido a su composición y espesor garantiza una elevada eficacia descontaminante durante más de 25 años, a pesar de los habituales procesos de desgaste por el paso del tiempo y de los transeúntes.

Esta iniciativa, que suma una inversión total de más de 1,5 millones de euros, se encuentra incluida dentro de la Edusi.

Por otra parte, con este proyecto otro de los objetivos que se persiguen es realizar la ampliación del acerado de estas calles, integrando y homogeneizando los existentes. Además, se eliminarán las barreras arquitectónicas, se crearán mayor número de espacios peatonales, zonas de carga y descarga, se colocarán jardineras y arbolado, se sustituirá el pavimento actual y se renovará el sistema de alumbrado con la colocación de luminarias más eficientes desde el punto de vista energético y que generarán un mayor rendimiento y capacidad lumínica.

El máximo responsable municipal detalló que «el desarrollo de este ambicioso trabajo, que tendrá una duración de nueves, se está llevando a cabo por tramos para entorpecer lo mínimo posible el tránsito tanto de vehículos como peatonal», si bien la calle Iglesia ya lleva varias semanas cortada al tráfico.

El primer edil también hizo hincapié en que «en la planificación realizada, se ha previsto que las calles Cervantes, Iglesia y Lobero queden pavimentadas para diciembre y así no influir en la actividad comercial de cara a las campañas de Navidad y Reyes». De este modo, en el caso de la calle Lobero, las obras de demolición se iniciarán en el mes de octubre y quedará pavimentada antes de Navidad, para no generar problemas durante las fiestas, ya que en su fase final solo habrá que actuar sobre la jardinería y el mobiliario. En la calle Constantino está previsto que comiencen a mediados de enero.

Durante la visita el regidor mostró su convencimiento de que «este proyecto responde a un modelo de adecuación de espacios urbanos puesto en marcha en las grandes ciudades y que potenciará el pequeño comercio local, así como en el sector de la restauración y la hostelería; propiciando su reactivación».