El Pedestal de Caracalla llega a El Ejido y será expuesto al público desde mediados de enero

La pieza, que salió del yacimiento arqueológico de Ciavieja, es de titularidad estatal y llega cedida para su exposición temporal

INMACULADA ACIÉN El Ejido

El pedestal de Caracalla ya está en El Ejido. Este pedestal honorífico romano dedicado por la ciudad de Murgi a Marco Aurelio Antonino (Caracalla) formará parte durante los próximos meses del depósito temporal y exposición en la Colección Arqueológica (CAEE).

La pieza, que procede de la zona Arqueológica de Ciavieja, es de titularidad estatal y se encontraba hasta ahora en el depósito del Museo de Almería.

En este sentido, el alcalde de El Ejido, Francisco Góngora, puso de relieve ayer durante la recepción del pedestal la importancia de que después de mucho tiempo se haya conseguido disponer en El Ejido de «esta importante pieza que supone un recurso patrimonial y arqueológico de primera línea».

La pieza, que ha quedado depositada en un habitáculo construido en el Auditorio para ese fin, podrá comenzar a ser visitada por los estudiantes ejidenses a partir del próximo 15 de enero, con el objetivo de que puedan conocer también cómo se llevará a cabo el proceso de restauración y en qué consiste el trabajo de los restauradores.

En esta línea, el primer edil recordó que «el pedestal salió en su día del Yacimiento de Ciavieja, de la antigua ciudad romana de Murgi, por lo que estamos muy ilusionados de poder disponer de ella, para poder restaurarla, conservarla y exponerla, para que no sólo los escolares y ejidenses podamos disfrutarla sino todas las personas que nos visiten».

Tras la restauración, el pedestal pasará a formar parte de la Colección Arqueológica de El Ejido (CAEE).

La importancia de este pedestal radica en que este tipo de monumentos honoríficos, dedicados por una ciudad a un emperador, solían ocupar un lugar destacado del foro de la ciudad.

La dedicatoria, además, estuvo motivada por el nombramiento de Caracalla como Augusto y su asociación al poder imperial junto a su padre Septimio Severo.