ENTREVISTA

«Omar Montes, Ana Mena y Camela me dijeron que canto bien»

Desde los seis años estudia canto en la Academia de Paco Carvajal y con once años se ganó el aplauso de Idol Kids

INMACULADA ACIÉN El Ejido

José Manuel Fernández, natural de San Agustín, con 11 años se puede decir que lleva media vida cantando. Y es que con tan solo seis empezó a recibir clases de canto en la academia dePaco Carvajal, si bien desde los tres cantaba. Cinco años después cuenta su primera experiencia televisiva, ya que ha participado en la segunda edición de Idol Kids, que comenzó a comienzos de año, posteriormente interrumpió su emisión y vuelve a la parrilla televisiva este mes de julio, y donde se ganó el aplauso de todo el jurado, que supo apreciar el talento innato de este ejidense.

–¿Qué significa para usted la música?

–Es algo fundamental. Yo me imagino el mundo sin música y para mí vivir sin música no es vivir. La música es sentir, es transmitir, es expresarte, como el arte. Cuando canto me gusta meterme en el papel del cantante, pensar que es una persona real e intentar sentir lo que dice la canción y transmitir desde mi cuerpo.

–Entonces es también un poco actor.

–En la música no solo importa cantar bien, sino transmitir. Yo suelo interiorizar mucho las letras, no solo es saber la letra, es saber lo que significa y una vez que lo sabes tienes que transmitirlo como si te estuviera pasando a ti. Se podría decir que es ser un poquito actor, sí.

–¿Qué tipo de música es la que más le gusta interpretar?

–Todas menos el reggaeton y el flamenco. En todos los años que llevo de academia he cantado un poco de todo.

–¿Cómo fue lo de comenzar con el canto?

–Estábamos desayunando en un bar de San Agustín, cuando salimos vimos un cartel de la academia de canto. Un día nos presentamos en la academia. Me dijo que cantara a capela una canción, canté un minuto y me dijo que podíamos hacer un par de cosillas con la voz y cinco años después sigo aquí. Todavía no hemos terminado con las cosillas.

–¿Con cuántos años se subió por primera vez a un escenario?

–Con cuatro años, al escenario de Ferreira. Mi madre es de allí y voy todos los veranos. Yo cantaba canciones de Bertín Osborne que son las únicas que cantaba hasta que entré en la academia, porque mi padre tenía un disco de Bertín Osborne en el coche y no ponía otra cosa, así que al final por fuerza me las aprendí porque era lo que había.

–¿Desde entonces se ha subido muchas veces?

–Muchas, más que años tengo, sobre todo he actuado en galas benéficas, pero también en concursos. Ferreira, Santa María del Águila, Aquatropics, Centro Comercial Gran Plaza, Centro Comercial Copo, Vícar, La Mamola...

–Y en concursos, ¿ha participado en muchos?

–Unos cuantos. Concretamente, de televisión me he presentado a muchos castings de La Voz e incluso en una ocasión a Tierra de Talentos, pero Idol Kids es el único en el que me han seleccionado y he participado de momento.

–¿Por qué se apuntó a Idol Kids?

–Y por qué no. Mi padre me propuso apuntarme. Me llamaron para el casting en Sevilla. No me planteaba que me cogieran porque voy a los casting por diversión, por cantar. Y un día cuando llegué del cole me dijeron mis padres que me habían cogido. Estuve no sé cuanto tiempo con la sonrisa congelada y luego empecé a saltar.

–¿Cómo fue la experiencia?

–Bien, fue chulo. Conseguí tres verdes, pero luego no pasé por el porcentaje del público que me quedé en un 67%. Fue divertido pero cansado, porque fue todo el día de grabación.

–¿Con qué se queda?

–Pues con que es una experiencia de las muchas que espero que me queden por disfrutar. Me dijeron cosas muy bonitas. Me echaron, pero no pasa nada, voy a seguir cantando igual. Me quedo con cosas muy positivas. Omar Montes, Ana Mena y Camela me han dicho que canto bien y que bien hecho. Fue una experiencia muy chula, las entrevistas, estar con los compañeros...

–¿Qué fueron los compañeros?

–Todos muy simpáticos, cada uno a su manera, y todos cantan muy bien, que es lo importante. La personalidad también es muy importante, porque puedes cantar muy bien, pero ser muy repelente y eso echa para atrás.

–¿Qué le pareció la calidad de las voces de su programa?

–No todo el mundo canta igual. Algunos eran mejores que otros, pero para mí todos sabían cantar, que es lo importante, y lo hicieron bastante bien.

–¿Y ahora qué?

–Soy exactamente el mismo que antes de estar en la tele y voy a seguir igual, solo que ahora tengo esa experiencia y es algo que suma puntos, en qué, no lo sé, pero suma.

–¿Cuál es su siguiente reto?

–Lo que mi profesor de canto me aconseje y él me dice que Tierra de Talentos.

–¿Qué le gustaría ser en el futuro?

–Ahora mismo, la música para mí es un entretenimiento. Me gustaría ser biólogo marino. Si me surgiera la oportunidad de dedicarme a la música, claro que me gustaría hacerlo, pero por ahora es un entretenimiento, no sé si alguna vez llegará a algo más.

–¿Cómo compagina el canto con los estudios?

–Bien. Suelo venir los lunes a clase de canto durante una hora y media. Luego todas las semanas me mandan una o dos canciones para aprenderlas, pero no me quita mucho tiempo, las suelo aprender el sábado.