La tormenta de El Ejido deja 500 familias afectadas y millones de euros en pérdidas

La tormenta de El Ejido deja 500 familias afectadas y millones de euros en pérdidas
  • «Es muy importante que seamos muy precisos en la primera estimación pero hasta el momento podemos decir que tenemos contadas casi 150 hectáreas, ya localizadas, que han sido totalmente desplomadas por el granizo y unas 85 hectáreas, que va en alza porque aquí es más difícil cuantificar los daños que se han producido en explotaciones por inundaciones, estoy seguro de que este dato se va a incrementar muy significativamente por desgracia».

Era la primera estimación oficial de una «catástrofe» que tuvo su mayor epicentro en Santa María del Águila y Las Norias y cuyas primeras cifras se encargaba de desgranar el alcalde de El Ejido, Francisco Góngora.

Acompañado por el subdelegado del Gobierno en Almería, Andrés García Lorca; el delegado territorial de Agricultura y Medio Ambiente, José Manuel Ortiz, y junto a los representantes de las principales organizaciones agrarias de la provincia, COAG, Asaja y UPA, el primer edil ejidense mantenía minutos antes de comparecer, «la primera de las reuniones de coordinación entre todas las instituciones, administraciones y colectivos, así como la entidad financiera de Cajamar». Porque como subrayó, «lo que no queremos que pase es que la gente tenga la sensación de que los políticos nos sentamos, nos hacemos la foto y luego no vienen las soluciones» y por eso comenzó a detallar las distintas líneas de ayuda en las que ya se encaminan los esfuerzos tanto del gobierno local, autonómico como estatal de modo que El Ejido y las «más de 500 familias afectadas» según destacó Góngora, puedan recibir el máximo apoyo en el menor espacio de tiempo posible. Medidas como eximir del pago del IBI rústico que ya estudia el Ayuntamiento, u otras como la que avanzó la propia consejera de Agricultura, Elena Víboras, quien avanzaba ayer durante su visita a un parque tecnológico en Jaén que desde el Gobierno andaluz se está estudiando la petición al Gobierno central para poner en funcionamiento el decreto sobre catástrofes naturales para El Ejido. De igual modo, el director general de Agricultura y Alimentación de la Junta, Jerónimo Pérez, manifestaba que el panorama en este punto del Poniente «es desolador» y que por tanto, «se hará un informe al Gobierno central para que en la medida que sea posible se activen las medidas contempladas para paliar daños en el caso de catástrofes naturales y esta podría ser una de ellas».

Unas medidas, que ya anunciaba la delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, también desde la localidad de Jaén, quien apostillaba que, «la rebaja de la fiscalidad ya se ha puesto en marcha para los agricultores», quienes, según ha subrayado, «tendrán el año que viene esa posibilidad, que es muy interesante» y que debe servir, en su opinión, para «darle tranquilidad» a los afectados. En la misma línea, Crespo dejó claro a quienes calificó como sus «paisanos», que el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente «ya está muy pendiente de este asunto».

El alcalde de El Ejido también quiso enumerar todas y cada una de las ayudas y líneas de actuación que se barajan solicitar o emprender por parte de todas las administraciones, a las que agradeció que se hayan «volcado» desde el primer momento con el trágico suceso acontecido en este municipio. De este modo relató, «son medidas muy claras, de cara a una consecución de las mismas, por supuesto tirar del decreto de modernización express, el Fondo de Solidaridad Europeo para catástrofes naturales o de las ayudas Mínimis». En este sentido, Góngora también apeló a la necesidad de alcanzar medidas de apoyo económico por parte de las entidades financieras a las que pidió que «sean especialmente sensibles ante esta desgracia y que tengan en cuenta que tendrán que refinanciar los plazos de las operaciones que tienen ahora mismo estas familias en marcha, tanto pólizas como préstamos», ya que como concluyó, «se tendrán que arbitrar nuevas operaciones de refinanciación y de crédito en los que se reconsideren los tipos de interés, periodos de carencia, plazos, etcétera».

Tanto es así que Cajamar Caja Rural anunciaba ayer que articulará líneas de financiación mediante créditos blandos para los empresarios agrícolas cuyas fincas invernadas se han visto afectadas por la tromba de granizo que azotó a esta zona del Poniente almeriense y ponía en marcha paralelamente tanto a los directores de sus oficinas como a especialistas de su Servicio Técnico Agroalimentario para ayudar a los agricultores y cooperativas damnificadas «a que puedan hacer frente a las pérdidas ocasionadas por el granizo y recuperar su actividad lo antes posible».

«Prudencia»

No obstante, hasta el momento, y dejando a un lado esa primera estimación que realizaban desde la organización agraria UPA el pasado miércoles, y que situaban en más de 32 millones de euros las pérdidas sufridas por los agricultores ejidenses, desde el Ayuntamiento declinaron realizar estimaciones económicas de las pérdidas millonarias que ha traído este golpe al campo ejidense, y por ende al campo almeriense, ya que como refirió, «no sería muy prudente, podríamos hacerlo pero es complicado. Ahí está el número de explotaciones lo que puede costar una hectárea de infraestructuras lo que puede suponer de pérdidas, y encima hemos tenido la mala suerte añadida de que la campaña va muy mal», detalló.

Como también quiso insistir el subdelegado del Gobierno, Andrés García Lorca, durante la comparecencia ofrecida ayer en el Ayuntamiento de El Ejido, «lo más grave es la pérdida de cosecha en un momento en el que se iniciaba una recolección de producto, pues se ha perdido no solamente esta cosecha al colapsarse los invernaderos, puede que se pierdan dos o incluso tres».

Y por eso los esfuerzos se centran ahora en seguir cuantificando y recopilando daños en las explotaciones por lo que desde las tres organizaciones agrarias informaron sobre la necesidad de que los afectados sigan acudiendo a la oficina comarcal agraria para dar parte de los daños sufridos en sus estructuras y cosechas, o bien en la propia oficina que además se ha habilitado desde el propio Ayuntamiento.

El presidente de la Diputación Provincial, Gabriel Amat, también visitaba el municipio y fincas anegadas por el agua y el granizo, y dejaba claro que la inversión realizada esta temporada por los agricultores en la cosecha se sitúa entre los dos y tres euros por metro cuadrado, de forma que la inversión realizada en el conjunto de las áreas afectadas podría ascender hasta los nueve millones de euros, a lo que habría que añadir el coste de la estructura derruida. «Es un verdadero desastre para los propietarios», lamentaba.

Por otro lado, los grupos políticos locales PSOE, IU y UPyD también mostraron su máximo respaldo y apoyo a los agricultores del municipio y reclamaron la llegada de ayudas y líneas de actuación inmediatas para los afectados. Desde la Junta asimismo se recordó la necesidad de que la empresa Agroseguros agilice lo máximo posible la tramitación de indemnizaciones a los empresarios pero también hicieron hincapié en la «conveniencia» de suscribir un seguro ya que como subrayó del delegado territorial, «apenas un diez por ciento de las explotaciones agrícolas de la provincia están aseguradas».

Paralelamente, desde la Asociación de Afectados por la Balsa del Sapo de Las Norias advertían, el nivel del agua ha subido ya «23 centímetros solo del miércoles al jueves».