Se producen nuevos derribos de chabolas con dos heridos y cuatro detenidos

  • La Plataforma por los Derechos y la Justicia Social de Almería ha criticado los nuevos derribos de chabolas que han tenido lugar este miércoles en el paraje Tierras de Almería, de El Ejido, en el que, según los primeros indicios, se ha usado una excavadora para demoler las infraviviendas habitadas por inmigrantes, lo que ha derivado en enfrentamientos, que se han saldado con al menos dos mujeres heridas de diversa consideración y cuatro personas detenidas. Según ha explicado a Europa Press el portavoz de la plataforma, Francisco Sánchez, los hechos han tenido lugar en torno a las 13,30 horas cuando se ha recibido una llamada telefónica por parte de algunos de los moradores de las chabolas, quienes han alertado de la presencia de efectivos de la Guardia Civil, vigilantes de seguridad de la finca y una excavadora que ha ejecutado el derribo los inmuebles.

Los miembros del colectivo se han desplazado hasta el lugar de los hechos, en donde, según sus cálculos, han contabilizado 15 nuevos derrumbes en los que «han participado de manera activa» Guardia Civil y los vigilantes de seguridad y que, además, se han realizado «sin presentar ningún tipo de orden». Ante esta situación, los moradores han tratado de paralizar las labores, de forma que se ha desatado una fuerte discusión entre las partes que ha acabado con agresiones.

En este sentido, desde la plataforma se ha solicitado asistencia sanitaria para dos mujeres heridas, quienes presentaban contusiones en la cabeza y daños en un brazo. Ante esto, han anunciado su intención de presentar una denuncia ante los juzgados ejidenses por el procedimiento así como por las lesiones que han sufrido.

Desde la plataforma se ha lamentado el procedimiento que se ha seguido a la hora de provocar los desalojos, dado que muchas familias «no han podido recoger sus enseres», de forma que sus chabolas han quedado reducidas «a escombros», pese a que, según sus contactos con la Subdelegación de Gobierno y la Junta de Andalucía «nadie ha dado órdenes para ello».

El Ayuntamiento de El Ejido ya manifestó en un comunicado que los desalojos cumplían con «la legalidad» y que responden a «peticiones» de los propietarios, de manera que calificó de «muy necesaria» la actuación «teniendo en cuenta las condiciones de precariedad, tanto higiénicas como de salubridad, y las repercusiones negativas que conllevan».

El desalojo y demolición de infraviviendas deriva de «varios expedientes» incoados a petición de los propietarios de los terrenos y parcelas ubicadas en distintos parajes rústicos del municipio con el fin «de colaborar en la adecuación y mejora de las condiciones de higiene y salubridad de los mismos». Así, reconocen actuaciones en 16 alojamientos «sin moradores y, por tanto, todos ellos abandonados» y «en todos los casos vacíos de enseres u objetos personales».

Por su parte, la Subdelegación de Gobierno y la Junta de Andalucía mantuvieron reuniones con los dirigentes de la plataforma, en las que ha acordaron celebrar una reunión para abordar el chabolismo con los ayuntamientos de Níjar, El Ejido, y Roquetas de Mar.