Comienza este miércoles la vista con jurado contra la joven que arrojó a su bebé por una azotea

Comienza este miércoles la vista con jurado contra la joven que arrojó a su bebé por una azotea
  • La vista oral con tribunal de jurado contra la joven de 25 años acusada de arrojar a su bebé recién nacida desde una azotea de El Ejido a más de 20 metros de altura comienza este miécoles en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Almería. Fuentes judiciales han informado a Europa Press que el juicio, por el que F.K. enfrenta una pena de 20 años de prisión por un delito de asesinato con la agravante de parentesco, se prolongará en varias sesiones hasta el día 20.

El fiscal considera que la joven, quien residía con su familia en la localidad ejidense, actuó con la intención de acabar con la vida de su hija y que, para este fin, se aprovechó de "manera deliberada" de la especial situación de "desvalimiento" de la recién nacida. Según se recoge en su escrito, la procesada había estado ocultando a sus padres y a su hermana, con quienes convivía en el domicilio familiar, que se encontraba en avanzado estado de gestación mediante el uso de una faja.

En la noche del 15 de marzo, y tras comenzar a sentir los primeros dolores de parto, la joven subió hasta la azotea del domicilio familiar. Una vez allí, se puso en cuclillas y por sus propios medios "sin ayuda de terceros", alumbró a una niña que nació viva, con "signos de madurez fetal y bien formada". A continuación, cortó el cordón umbilical con "sus manos" y arrojó al bebé por el hueco entre el edificio en el que residía y el colindante, desde una altura de 20 metros. La niña falleció en el acto debido "a gravísimas lesiones craneocerebrales" que sufrió en la caída.

Según resalta el fiscal, F.K. ejecutó el crimen "conociendo que sus actos eran adecuados para producirle la muerte" y subraya que se detuvo a limpiar la azotea donde había dado a luz para, después, regresar a su domicilio con sus familiares, a quienes no contó nada de lo sucedido.

La acusada fue detenida por agentes de la Policía Nacional de El Ejido tras el avisó de los facultativos que le atendieron en el Hospital de Poniente, a donde acudió a las pocas horas del parto aquejada de fuertes dolores abdominales. Los médicos constataron que acaba de dar a luz y, al no recibir información por parte de ella sobre el paradero de su bebé, alertaron a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

El cuerpo sin vida de la pequeña fue hallado en un callejón situado en las inmediaciones del número 7 de la calle Maestro José Ruiz donde residían los familiares de F.K., quienes también fueron arrestados en un primer momento de la investigación aunque la instrucción descartó que hubiesen tenido implicación en el crimen o tuviesen conocimiento del embarazo.