FESTIVAL DE TEATRO EL EJIDO

«La música es una religión para mí»

Andrés Calamaro inicia esta noche gira en El Ejido con un concierto que es menos rockero, con temas más templados y elegantes

INMACULADA ACIÉN El Ejido

Andrés Calamaro vuelve a los escenarios para presentarnos su Tour 22 que arrancará esta noche a las 22.30 horas en El Ejido. El multipremiado artista argentino, regresa con todos sus grandes éxitos y lo hace sobre las tablas del escenario del Auditorio.

Andrés Calamaro lanzaba el pasado junio su nuevo álbum 'Dios Los Cría', en el que recuerda algunos de sus grandes temas junto a varios de los más grandes artistas como Julio Iglesias, Raphael, Alejandro Sanz, Manolo García, Vicente Amigo, Sebastián Yatra, Leiva, Iván Ferreiro, Julieta Venegas, Vicentico, Juanes o Niño Josele, entre otros grandes. Esta noche repasará sus grandes éxitos, pero acompañado de su banda.

–Arranca su gira esta noche aquí en El Ejido...

–Sí, conozco El Ejido y el auge de los invernaderos blancos.Es el Qatar español, como si hubieran encontrado petróleo. Llevaron ya a los Rolling Stones.

–¿Había actuado antes aquí?

–Sí, en un festival replicado simultáneo en Bilbao, con Los Planetas, Pretenders y Guns & Roses.

–¿Qué nos puede adelantar sobre el concierto?

–Lo que usted quiera. Voy con mis compañeros, un cuarteto de virtuosos, y con el resto del equipo arriba y abajo del escenario. Julian K. toca la guitarra, Germán W. los teclados, Mariano M. el bajo y Martín B., la batería. Este año intentamos hacer un concierto menos rockero, tocar más templados y elegantes, sin demagogia. Nos pusimos en marcha con cuatro recitales especiales en México.

–En su gira cuenta con conciertos como el de la próxima semana en Auditorio con otros que se desarrollarán en Pabellones y escenarios al aire libre. ¿Qué tipo de formato le gusta más?

–Auditorios nos gustan y pabellones también, al aire libre ya depende de la naturaleza. Las giras son como son, pero esta gira en España es toda de lujo. Llevamos bastantes años girando y tocamos en todo tipo de sitios. Estamos encantados con la gira que tenemos.

–Una gira a lo largo de los próximos meses que va a ser exigente, porque es muy amplia en fechas y lugares...

–Lo se, cantar es como es, es un esfuerzo peculiar; lo dejo todo en los conciertos y percibo que esta es otra gira exigente.

–Después de 'Cargar la Suerte' que sí contenía temas inéditos, llegaba el año pasado 'Dios los cría', un álbum de duetos donde comparte temas con artistas muy distintos en cuanto a estilos y tipo de música. ¿Cómo se gestó y seleccionaron qué canción con cada artista?

–Nos elegimos los cantantes sin ningún otro compromiso fuera del afecto natural entre compañeros en este oficio; un racimo de artistas contrastados y leyendas, todos se brindaron y pusieron sus mejores talentos y les estoy agradecido por siempre.

–¿Le ha quedado alguno que le hubiera gustado tener en el disco?

–Es posible, claro … contemplamos muchos opciones y algunas no fueron posibles.

–¿Es difícil encontrar retos que sigan motivándole después de 35 años en la música?

–Cantar mejor, mejorar el anterior concierto, es un reto ético y estético. Soy cantante toreo, no sabemos que toro va a salir de los chiqueros pero haremos lo posible por torear como a mí me gusta y soñar despierto. Importa asimismo el compromiso con mis compañeros y con el respetable. No menos importante, vivimos de esto.

–Después de tanto tiempo en el mundo de la música, que además ha cambiado tanto... ¿Echa de menos algo de sus inicios o alguna mirada con añoranza?

–No practico la nostalgia ni anhelo épocas imposibles de replicar, creo que soy mejor cantante y que los mejores cantes están por venir.

–¿Cómo definiría su relación con España?

–Soy argentino y español, porteño y madrileño. España ya es media vida para mí. Me lo dio todo: aquí tengo mis amigos, mi gente y Casa Lucio. Soy agradecido y patriota.

–¿Y qué significa la música para usted?

–La música es una religión para mí, soy estudioso a mi manera; quise ser pianista de jazz pero no estaba comprometido con la practica ni el sacrificio. Soy un músico peculiar, estudio los géneros para aprender a escuchar con propiedad y mejorar como cantor. Sigo siendo aficionado aunque con compromisos profesionales.