Mes y medio para terminar el pliego para la redacción del proyecto de estudio de alternativas en Balerma

Góngora reclama a Costas que agilice el proyecto de estabilización de la costa y que mientras tanto adopte con urgencia medidas transitorias para salvar la playa

INMACULADA ACIÉN El Ejido

El alcalde, Francisco Góngora, tuvo en la jornada de ayer una reunión telemática con el Subdirector General para la Protección de la Costa, Ángel Muñoz Cubillo, y el jefe provincial de Costas, Enrique López, para exigir, nuevamente, una solución urgente, estructural y definitiva al gravísimo problema de regresión que sufre la playa de Balerma.

Durante el encuentro, Góngora trasladó la enorme preocupación tanto del equipo de Gobierno como de los vecinos de Balerma por «el proceso de erosión extremadamente grave e insostenible que está provocando el deterioro del paseo marítimo y de toda la línea litoral, una situación que se agrava con cada nuevo temporal, poniendo en peligro un recurso turístico fundamental como es su playa».

Durante la reunión, Muñoz Cubillo anunció que en un mes y medio estará terminado el pliego para la redacción del proyecto de estudio de alternativas.

Sin embargo, el máximo responsable municipal reclamó que «se agilicen los plazos y que se contemplen soluciones estructurales que rigidicen todo el frente litoral desde Balanegra hasta Piedra del Moro, que retengan la arena», al tiempo que también insistió en que «mientras se termina la redacción del proyecto, se ejecuten con urgencia actuaciones transitorias para estabilizar la costa y salvar la playa».

Y es que como recordó el primer edil ejidense la situación en la costa balermera «se ha visto agravada en los últimos años, en concreto desde la construcción en 2015 de seis espigones en la localidad vecina de Balanegra que rompieron la dinámica del litoral y dejaron sin protección a Balerma».

En este sentido, Góngora subrayó que según la toma de datos realizada por el Ayuntamiento, «se puede comprobar cómo existen variaciones significativas en distintos tramos de playa en los que en los últimos cinco años se ha producido un retroceso de la línea de costa de más de 25 metros».