David Cruz y Lola Molina, propietarios de la marca Évika.

María Peláe y Chenoa se cuelgan originales diseños 'made in Almería'

Los almerienses David Cruz y Lola Molina cautivan con su marca 'Évika' a numerosas personalidades del mundo de la música y la televisión

INMACULADA ACIÉN El Ejido

David Cruz y Lola Molina se han convertido en un equipo perfecto no solo en lo personal, sino también en lo profesional.

Estos almerienses dedican parte de su tiempo desde hace años al diseño y producción de exclusivas joyas que conocidas artistas del mundo de la música y la televisión han lucido y lucen durante sus intervenciones públicas. El secreto, su originalidad y la dedicación a este trabajo que es una tradición familiar.

«Mi hermana, mi madre y la hermana de Lola se dedicaban a hacer otro tipo de joyas desde hace más de 10 años. Nosotros hemos tenido otras marcas antes de Évika y hacíamos pendientes con otros materiales como cristal, latón, plata… Pero Évika nació hace 3 años», explica David Cruz.

Un nombre el de esta marca que además nace después de mucho pensar, de lo más querido. «Después de varios días dándole vueltas, a Lola se le ocurrió el nombre.Nuestra primera hija se llama Eva, así que el nombre es bastante significativo para nosotros, aunque plantea algunos problemas para el marketing online por la tilde», comenta Cruz.

Él es posiblemente la mente creativa en este proyecto. «Nos hemos complementado bien, yo soy más caótico pero más creativo. Aunque los dos diseñamos los pendientes, yo me dedico más al diseño y a la producción, y Lola es mucho más ordenada y metódica. Ella lleva la parte de contabilidad y todo el contacto con los puntos de venta», confiesa Cruz, quien añade entre risas que «gracias a eso, la marca ha salido para adelante, si fuera por mí, habrían sido muchas ideas locas que se habrían quedado en nada».

De hecho, Lola es la que consiguió contactar con muchos personajes de fama y algunas de ellas no dudaron en colgarse sus pendientes. A raíz de ahí, otras fueron llamando a su puerta para tener también joyas de su colección.

«La primera persona que los sacó en televisión creo que fue Samantha en Masterchef», recuerda David Cruz, quien añade que siempre les hace mucha ilusión que alguien al que admiran los lleve puestos. «Por ejemplo, nos hizo mucha ilusión, que los llevara María Peláe en 'El Hormiguero', o Eva Soriano en 'Late Motiv' de Buenafuente, porque son programas que solemos ver y nos parecía increíble que estuvieran nuestros pendientes allí. Es una pasada», afirma muy contento.

Pero en el listado de personajes públicos que ya han lucido sus modelos hay más nombres destacados como Anne Igartiburu, Chenoa, Nuria Marín, Samantha, Enna o Martita de Graná.

El arte del metacrilato

Un proyecto que ha crecido mucho en poco tiempo, pero que surge de una propuesta que se quedó en el aire.

Todo surgió en una reunión queDavid Cruz tuvo en una agencia de Almería.«Ellos querían colaborar con nosotros para hacer una colección conjunta de joyas de cristal, pero me hablaron del metacrilato y me pidieron que investigara para ver si era factible hacer una colección de este tipo. El proyecto conjunto al final no salió adelante porque aquella agencia cerró, pero yo me quedé alucinado con ese material y las posibilidades que ofrecía», explica David Cruz.

De esta manera comenzaron a utilizar este material que muy ligero y vistoso, «lo que hace que se puedan hacer pendientes de diseño, grandes, llamativos y superligeros», explica este artista joyero.

Internet como herramienta

Los pendientes de Évika pueden adquirirse tanto en su página web como en distintos establecimientos de Almería, Granada, Jaén, Murcia o La Rioja, entre otros.

Sin embargo, en el éxito de Évika Internet ha tenido un importante peso. «Habría sido mucho más difícil. Las redes sociales han abierto posibilidades que hace unos años eran impensables. Hacen que personas de la otra parte del mundo conozcan lo que hacemos y eso es genial», afirma David.