María Isabel Rodríguez, mostrando los distintos elementos que utiliza en el desarrollo de las sesiones de maderoterapia. / I. A.

El uso de la maderoterapia como aliado en la eliminación de grasa

Esta técnica oriental, además de relajar, ayuda desde la primera sesión a romper la celulitis y tiene cada vez más demanda como cuidado estético

INMACULADA ACIÉN El Ejido

La maderoterapia es uno de los últimos tratamientos que ha incorporado María Isabel Rodríguez.

Cuenta con casi dos décadas de experiencia a sus espaldas en quiromasaje. Señala que realiza el Lomi Lomi californiano, el de bambú, el geotermal de piedras calientes, reflexología podal, kinesiostaping y masaje deportivo. Sin embargo, desde hace aproximadamente un año, ha notado cómo la maderoterapia está teniendo cada vez mayor demanda y aceptación en el cuidado estético.

Y es que, aunque este terapia oriental se puede realizar con fines relajantes y descontracturantes, es relacionado con la eliminación de grasa como más interés está despertando.

«La madera que se utiliza normalmente es de enebro y está tratada artesanalmente, con lo cual no lleva ningún tipo de aditivo que pueda molestar a la piel», explica Rodríguez, quien añade que existen distintos tipos de elementos, como los rodillos lisos, estriados, con rombos y móviles, que se utilizan para activar la circulación y drenar, o las copas, que se utilizan con efecto ventosa, para aliviar y mover. El champiñón hace el efecto de los nudillos de las manos y se utiliza para remover la grasa y ayudar a eliminar, mientras que la tabla moldeadora sirve para ayudar en el drenaje.

«Es una técnica en la que es necesario tener fuerza y que sirve para relajar y drenar», indica Rodríguez, si bien también los utiliza en la reflexología podal, con un aceite que además ella misma confecciona.

En este sentido, Rodríguez señala que «la gente ve que tiene bastante efecto, porque desde la primera sesión rompes mucha celulitis. Está la celulitis blanda y la dura, y con los rodillos rompes mucho y al romper notas mucho desde la primera sesión que la piel cambia».

Contraindicaciones

No obstante, la maderoterapia también tiene contraindicaciones. Y es que además de que pueden salir morados, no se puede realizar en personas con varices, problemas de corazón, cardiovasculares o tiroides. Para evitar problemas siempre es importante conocer bien a la persona que se va a realizar esta terapia y someterse a un pequeño test de salud.

En canto al efecto, si bien se nota desde la primera sesión, para lo que se toman incluso las medidas de la zona a tratar, lo recomendado se sitúa entorno a las diez. «A partir de la quinta sesión es bastante evidente el resultado», indica María Isabel Rodríguez, quien apunta que el precio que suele tener este tipo de sesiones se sitúan entre los treinta y los cincuenta euros, dependiendo del profesional o el centro que los imparte.

Pinda

Pero no es la única técnica que María IsabelRodríguez ha comenzado a utilizar. «Creo que es importante innovar y aprender, porque hay que estar siempre renovándose, ofreciendo nuevos servicios», señala esta profesional, que tiene su centro en el Coworking de El Ejido

En este sentido, Rodríguez apunta que «hay un masaje que me gusta mucho que es el masaje de pinda».

Se trata de un masaje que procede de la medicina ayurvédica y combina el efecto natural de las plantas en la piel y la aromaterapia. Un masaje perfecto para relajar el cuerpo y la mente y liberar el estrés.

En este sentido, las pindas son pequeños saquitos de tela, de tejido natural como algodón o lino, que se rellenan de plantas aromáticas. En función de las hierbas que se utilicen pueden ser tonificantes o relajantes.

«Se calienta al vapor y en otro el aceite a calentar y se utilizan ambos elementos, de manera que se convierte en un masaje muy relajante», señala Rodríguez.