Llega el fin de los tendederos de ropa y mantas en las fachadas

El Ayuntamiento de El Ejido aplicará la Ordenanza de Convivencia Ciudadana y Prevención de Actos Incívicos en Las Norias

INMACULADA ACIÉN El Ejido

El Ayuntamiento de El Ejido articulará medidas que garanticen el cumplimiento de la Ordenanza Reguladora de la Convivencia Ciudadana y de Prevención de Actos Incívicos en el núcleo de Las Norias con el fin de erradicar conductas que califican de «antisociales» y que deterioran el espacio urbano, como es el caso del ornato de espacios públicos o de las fachadas que, en ocasiones, se ve afectado por los tendederos de ropas y mantas, aires acondicionados, antenas y otras enseres que algunos ciudadanos dejan expuestos.

Este asunto se puso de relieve durante la reunión de trabajo que mantuvo recientemente el alcalde, Francisco Góngora, en Las Norias de Daza, junto a la edil de Servicios Sociales, Delia Mira, técnicos de las áreas de Servicios Sociales y Disciplina Urbanística, los grupos de trabajo de la Eracis, Policía Local y el presidente de la Junta Local, Carlos Martín.

Durante el encuentro se hizo un repaso de la labor que se viene realizando por parte de todos los agentes implicados para favorecer la integración en asuntos como intervención y capacitación para el empleo o el trabajo que se realiza con menores y jóvenes en materia de educación.

Así, se planteó poner en marcha una campaña informativa para dar a conocer entre las diferentes comunidades de vecinos las normas de convivencia que recoge la Ordenanza Reguladora de la Convivencia Ciudadana y de Prevención de Actos Incívicos de El Ejido y su régimen sancionador, de modo que los equipos Eracis sean los encargados de recorrer los diferentes edificios y viviendas haciendo hincapié en cuestiones claves para la convivencia, como es el cuidado del ornato de los espacios público, los edificios y la salubridad.

En esta línea, el máximo responsable municipal destacó que el objetivo es evitar «actitudes antisociales e irresponsables de algunos individuos o grupos minoritarios que perturban la pacífica convivencia y, en ocasiones, provocan también un deterioro y afeamiento del mobiliario urbano, zonas verdes y fachadas de edificios, cuya reposición obliga a detraer recursos que habrían de tener otras finalidades de interés general».

En este punto, Góngora insistió en que «se trata de aplicar las normas más elementales de buena armonía y preservar el municipio como lugar de encuentro».

De igual forma, el alcalde hizo hincapié en que «además es necesaria la implicación de todas las administraciones para garantizar la sostenibilidad social, con una mayor financiación para El Ejido por ser un municipio que soporta una alta presión migratoria y precisa de un mayor nivel de gasto e inversión para poder ejecutar Planes Trasversales en educación, sanidad, vivienda e infraestructuras, dirigidos a toda la población», al tiempo que incidió en que « requiere de la voluntad y esfuerzo de integración real por parte del colectivo inmigrante».