I. A.

Una jubilación con 'do de pecho'

Diez profesionales de Distrito Sanitario Poniente colgarán sus batas por un día para subirse a las tablas a dar vida al musical 'Godspell'

INMACULADA ACIÉN El Ejido

Alfonso Cámara, técnico de Rayos en Distrito Sanitario Poniente se jubiló hace unos meses y quiso que su despedida de los compañeros fuera diferente y dejara huella.

Y de bien seguro que lo hará, porque su propuesta fue de lo más original. Él no quería cenas ni comidas de despedida, quería despedirse cantando, bailando y sacando una sonrisa a todos sus compañeros. Y el próximo 10 de diciembre, junto a otros siete sanitarios de Distrito Sanitario Poniente entre los que hay enfermeras, un técnico de ambulancia o médicos, se subirá a las tablas para representar la obra 'Godspell'.

«Se lo propuse a muchos, pero al final somos ocho. Hay serias dificultades para encontrar hombres que participen», comenta entre risas, al tiempo que señala que para esto «las mujeres son más valientes». De hecho, comenzaron tres hombres y ahora quedan solo dos, él y Francisco Manuel Sánchez, junto a seis mujeres como son Isabel Córdoba, Mamen Fernández, Maria Dolores Vilchez, Araceli López, Verónica Marco y Loli Vizcaíno López.

Tampoco era requisito haber hecho teatro antes. De hecho, salvo un par de ellos, para los demás será su debut en el escenario.

«Yo había hecho pequeñas cosas en el Centro de Salud de Madrid, porque allí antes de cada cena de Navidad hacíamos una pequeña obra de teatro los compañeros. Normalmente obras de teatro del género comedia que nosotros modificábamos para reducirlas a una media hora».

Presicamente escogió 'Godspell' porque es una obra que representó hace Se me ocurrió esta porque fue una de las que yo representé hace más de 40 años. «La he tenido que buscar y rebuscar, para conseguirla. De hecho, he tenido que leer el Evangelio y reescribir lo que me acordaba».

Y es que la estructura de este musical que representarán en la Sala B del Auditorio ante sus compañeros y amigos, se asienta sobre una serie de parábolas, extraídas principalmente del Evangelio de San Mateo, que se intercalan con una gran variedad de músicas, doce temas en total, mientras que la Pasión de Cristo se trata brevemente al final de la representación.

Llegó la pandemia

Alfonso se jubiló antes de la llegada de la pandemia. De hecho, llevaban cinco meses ensayando y justo dos días antes del estreno se suspendió. «Ahora llevamos como un mes ensayando y nos queda otro hasta el 10 de diciembre que es cuando la representaremos para todos nuestros compañeros», explica Alfonso Cámara, quien afirma que pese a todas las dificultades sabía que terminarían haciéndola.

Unos ensayos y un tiempo compartido con sus compañeros que, sin duda, ha sido muy divertido. Si bien, «no ha sido fácil, porque somos todos sanitarios y coincidir todos es problemático, creo que solo hemos hecho un ensayo los ocho juntos, pero ha sido muy divertido, a la gente le ha gustado mucho».

En este sentido, Isabel Córdoba, Enfermera también en Distrito Poniente, afirma que han sido muchos ratos de risas compartidos entre todos en los ensayos, «y en medio de toda la pandemia, nos han servido además de motivación. Todo ha sido positivo».

Asimismo, señala que «Alfonso de director es un lujo, porque coordina muy bien, empatiza mucho con el resto y ha sido todo como muy llevadero».

Es por ello que no descarta que esta original y divertida propuesta de hacer teatro pueda llegar a convertirse en una tradición en Distrito Sanitario Poniente.

Sorpresa

Pero si Alfonso Cámara esperaba sorprender a sus compañeros, el que se llevó la sorpresa fue él durante el ensayo general que realizaron este pasado martes en el Auditorio de El Ejido. Hasta allí se desplazaron muchos de sus compañeros para entregarle un reconocimiento y un ramo de flores. Una sorpresa que hizo emocionar a este técnico de Rayos jubilado.