Borrar
Francisco Góngora, David Fernández e Inogabi Manzano, en el Jardín Japonés.
El Jardín Japonés de Almerimar vuelve a lucir como en sus mejores épocas

El Jardín Japonés de Almerimar vuelve a lucir como en sus mejores épocas

El puente recobra el color rojo original, y la actuación sobre la fuente y las zonas verdes devuelve el esplendor a este espacio, recuperando sus elementos más simbólicos

Inmaculada Acién

El Ejido

Viernes, 15 de septiembre 2023, 18:51

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El Jardín Japonés de Almerimar, ubicado en la calle Galeón, ya vuelve a lucir como en sus mejores épocas, tras la finalización de las obras de rehabilitación llevadas a cabo por el área de Obras Públicas del Ayuntamiento de El Ejido a lo largo de este verano.

El alcalde, Francisco Góngora, destacó al respecto que «se trata de un lugar muy emblemático, que significa mucho para todos los vecinos de Almerimar y visitantes y gracias a estas obras hemos conseguido recuperar su esplendor, respetando y recuperando sus elementos más simbólicos, como el puente o la fuente».

El máximo responsable municipal también quiso aprovechar su visita a este espacio, tras el final de las obras, para hacer un «llamamiento al civismo de la ciudadanía. Es fundamental que todos colaboremos en el cuidado de este y todos los espacios públicos, del mobiliario urbano y las zonas verdes».

En esta misma línea, el primer edil añadió que «es tarea de todos cuidar nuestros espacios y uno de los aspectos en los que se debe ser especialmente cuidadoso es en las deposiciones de las mascotas».

De hecho, el Ayuntamiento tiene en marcha una campaña de sensibilización y concienciación en la recogida de excrementos de perros, recordando que pueden imponerse multas de hasta 500 euros para este tipo de actitudes incívicas.

En cuanto a los trabajos desarrollados en esta zona verde de Almerimar, han incluido tareas de poda, limpieza y desbroce, conservando la jardinería existente, ya que se encontraba en buen estado.

Además, se colocó césped artificial, gravas, se realizó la plantación de árboles y arbustos, se reparó e impermeabilizó la lámina de agua, se actualizó el sistema hidráulico y se reconstruyó el puente existente, recuperando su color rojo inicial, que además es uno de los símbolos más reconocibles tanto del jardín como de Almerimar. Y es que tradicionalmente fue uno de los rincones más fotografiados e icónicos del núcleo costero.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios