Mari Carmen Maldonado con la imagen de San Isidro restaurada. / I. A.

San Isidro vuelve a lucir en la Iglesia tras ser sometido a una restauración

El ejidense Serafín Lirola es el encargado de restaurar la talla

INMACULADA ACIÉN El Ejido

Desde el pasado viernes los ejidenses pueden volver a ver y rezar a San Isidro, después que la imagen del Santo haya sido sometida a un proceso de restauración.

La Hermandad de San Isidro decidió llevar a cabo el arreglo de la talla que con el paso de los años se había ido deteriorando.

La Hermana Mayor de la Hermandad de San Isidro, Mari Carmen Maldonado, señaló que «cada vez que lo poníamos en el presbiterio nos damos cuenta que tiene cada vez más grietas en las botas, en la espalda, en las manos, que incluso se le partieron el año pasado. Necesitaba un lavado de cara y la Hermandad tiene dinero y hemos visto conveniente arreglarlo y durante dos semanas se ha llevado a cabo la restauración».

En este sentido, Maldonado destacó que la imagen no llegó a salir del municipio en este tiempo, sino que fue un restaurador local, Serafín Lirola, el encargado de llevar a cabo el arreglo de la talla. También la azada y la corona brillan más que nunca.

«Vamos a seguir con un tratamiento, porque la madera es súper absorbente, y en diciembre le daremos otro tratamiento para que nuestro San Isidro siga donde está y estamos muy contentos con la restauración».