Otra forma de vivir y sentir la Navidad es posible en El Ejido

Padres y madres de la asociación Soy Especial y Qué, disfrutando de la atracción del Tren de la Bruja junto a sus hijos el pasado viernes. /I. A.
Padres y madres de la asociación Soy Especial y Qué, disfrutando de la atracción del Tren de la Bruja junto a sus hijos el pasado viernes. / I. A.

El Ayuntamiento ha puesto en marcha una iniciativa para que los niños con diversas capacidades puedan disfrutar del parque infantil Little Park

INMACULADA ACIÉN El Ejido

La Navidad es una época de ilusión y magia para los niños. Se acercan las vacaciones en los centros educativos, el momento de preparar la carta a Papá Noel o Los Reyes Magos y desde hace unos años los más pequeños además esperan con muchas ganas la apertura del parque de ocio infantil Little Park, que cada mes de diciembre abre sus puertas en la Plaza Mayor y que se convierte en epicentro de las actividades navideñas en familia durante esta época del año.

Sin embargo, no todos los niños disfrutan de la Navidad de la misma forma. Se habla de fomentar una sociedad inclusiva, de romper barreras, algo que solo se consigue con gestos reales, con compromiso institucional, pero también gracias a la lucha incansable de las diversas asociaciones que trabajan por las personas con diversas capacidades.

En el municipio ejidense, esta Navidad,ha caído una nueva barrera y los pequeños lo agradecen con una enorme sonrisa de felicidad. Un gesto que desde las diversas asociaciones de personas con discapacidad esperan que poco a poco se copie en el resto de municipios de Almería.

Sin luces ni música

El pasado viernes, entre las cinco y las seis de la tarde, como sucederá cada viernes esta Navidad, Little Park abrió sus puertas sin música, sin luces centelleantes ni parpadeantes. Además, los sábados de cinco a seis también abrirá sus puertas sin luces y con la música al mínimo.

Una iniciativa que surgió en una de las mesas de trabajo del Consejo de la Discapacidad del Ayuntamiento de El Ejido.

Elisabeth Orozco, miembro de la asociación Altea Autismo Almería, se muestra encantada con esta iniciativa que se ha puesto en marcha por primera vez este año. «Hoy está disfrutando de verdad», contaba el pasado viernes, «puede jugar sin sentir la presión del ruido, de las luces y de la aglomeración de gente. Para uno como padre es reconfortante ver que piensan en todos los niños, porque esto es para ellos un bálsamo entre tantas cosas».

En esta línea, Elisabeth explica que la Navidad es una época difícil para su hijo porque «todo son cambios, acaba el colegio, se rompen sus rutinas, se enfrentan a las cenas de Navidad con mucha gente cuando el contacto físico no le gusta, y la verdad es que lo pasa mal, por eso tener estos momentos para nosotros es importante».

Por su parte, María del Mar Martínez, presidenta de la asociación Soy Especial y Qué, explica que no solían venir con los niños porque «hay mucho ruido y mucha luz, y eso a los niños con Trastorno del Espectro Autista (TEA), que tienen hipersensibilidad a la luz y al sonido, les afecta mucho y los altera».

El problema de la espera

Esta medida se acompaña además de otra acción como fue la elaboración por parte de Servicios Sociales del Ayuntamiento de El Ejido de unas tarjetas para los niños de las asociaciones del Consejo de la Discapacidad que les permite no tener que hacer cola ante las atracciones. «Esto es muy importante porque un niño con TEA no sabe esperar, si tienen que esperar cinco minutos al final se ponen nerviosos, terminan tirados por el suelo y llorando». Ante eso, las familias terminan optando por llevarse a los niños a casa y los pequeños al final no podían disfrutar de este ocio infantil nunca. «De hecho, conozco familias que vinieron una vez, lo pasaron mal los niños y no han vuelto en todos estos años. Esto es la oportunidad que estábamos esperando», afirma la presidenta de Soy Especial y Qué.

En esta línea, Martínez también aprovechó para agradecer el buen trato y el cariño con el que el personal de Little Park atiende a los menores.

Precisamente María del Mar Martínez, Elisabeth Orozco y otros integrantes de ambas entidades aprovecharon para pedir al Ayuntamiento que esta misma iniciativa se tenga en cuenta también de cara a la celebración de las fiestas locales de San Marcos y San Isidro. Ya que la situación que viven los niños es similar a la de Navidad.

Por otra parte, el próximo 5 de enero, con motivo de la Cabalgata de Reyes, el Ayuntamiento volverá a habilitar dos zonas específicas para que las personas con diversidad funcional también puedan disfrutar de ese mágico momento de ver a Sus Majestades Los Reyes Magos.