El fondo del mar esconde numerosas y enormes anclas de antiguos barcos hundidos. / Buceo Andalucía

Los fondos marinos de El Ejido, grandes desconocidos

A través del submarinismo es posible descubrir otro mundo con arcos de piedra a treinta metros, restos de cascos de barcos, ánforas, anclas y mucha vida marina

INMACULADA ACIÉN El Ejido

La costa ejidense no solo ofrece propuestas interesantes en su superficie, sino que también oculta otras muchas bajo el mar. De hecho, se podría decir que la costa ejidense es una gran desconocida por la que incluso se interesan más quienes vienen de fuera que los propios ejidenses. Y es que como se suele decir 'en casa de herrero, cuchara de palo'.

Pero quien se ha sumergido en sus aguas puede dar testimonio no solo de la grata experiencia, sino de lo que supone también una experiencia como la de hacer submarinismo. Y es que para quien no lo haya practicado nunca, es como la entrada a otro mundo. Supone toda una experiencia sumergirse y flotar sin apenas esfuerzo, adentrarse en un estado de calma donde el tiempo parece detenerse, pero donde a la vez cualquier sonido se multiplica dando la impresión de tenerlo justo encima. Unos instantes en los que buzo y mundo marino crean una sinergia y se puede disfrutar de una vida que desde fuera no se alcanza a imaginar.

Jesús Corzo abrió hace dos años Buceo Andalucía en el Puerto de Almerimar. «Llevo 35 años como buzo comercial, viví tres años en Murcia y quería montar una empresa en Cabo de Palos, pero el destino quiso que me llamara un cliente que se había jubilado en Almerimar, para comprar un equipo, me habló de Almerimar, me cogí el coche y me vine a verlo. Me gustó tanto que me compré casa y establecí la empresa aquí», explica.

No ha sido fácil porque poco después de abrir llegó la pandemia de la covid-19. «Todos estamos perjudicados, pero aún así sigo apostando por Almerimar porque las posibilidades que tiene son muy importantes, de fondos, de sitio privilegiado, de clima, de cercanía con otras ciudades como Almería y Granada, por el tipo de Turismo... Para mí El Ejido con sus fondos son los grandes desconocidos», afirma Corzo, quien subraya que «la gente de aquí no vive muy involucrada con esta maravilla que tiene de Mediterráneo».

Actualmente, esta empresa ofrece hasta 25 inmersiones distintas a lo largo de toda la costa ejidense, desde el Parque Natural de Punta Entinas hasta Balerma. Lugares en los que disfrutar de curiosos paisajes, desde arcos de piedra bajo los que pasar buceando a treinta metros de profundidad, algún resto de casco de barcos hundidos, zonas con restos de ánforas que no se pueden tocar pero sí ver o una gran cantidad de anclas enormes de barcos que en su día se hundieron. Junto a todo ello, meros, nudibranquios y una variedad muy importante de invertebrados de colores. Una vida marina que ni los propios ejidenses saben de su existencia.

Pero para descubrir esos mejores rincones en los que sumergirse, Jesús Corzo ha recorrido palmo a palmo toda esta cosa con más de 150 inmersiones distintas. «Cada vez viene más gente a preguntarnos, incluso gente que se iba de aquí a bucear a Cabo de Gata porque pensaba que aquí no había nada que ver y eso era porque en su formación no han hecho buceo con embarcación y había una cantidad de sitios importante que no habían descubierto».

Precisamente eso es lo que él ofrece, principalmente salidas de buceo en barco, excursiones de snorkel, bautizos de buceo, en un 90% también desde el barco, y salidas de pesca en familia. Junto a todo ello, también ofrecen cursos de buceo en los diferentes niveles y en breve pondrán a funcionar una escuela Náutico-Deportiva, para crear una oferta que les permita funcionar todo el año.

Además tiene entre manos otro importante proyecto como es cartografiar en 3D todas las inmersiones que hay en Almerimar. Un proyecto para el que también está en contacto con el Ayuntamiento, a cuya área de Turismo se muestra agradecido por la ayuda en promoción que ha recibido.