El Ejido se vuelca con su Viernes Santo

La Legión de Viator fue nuevamente la encargada de procesionar al Cristo de la Buena Muerte, en La Loma de la Mezquita. /I. A.
La Legión de Viator fue nuevamente la encargada de procesionar al Cristo de la Buena Muerte, en La Loma de la Mezquita. / I. A.

La Semana de Pasión finaliza hoy con la Procesión del Cristo Resucitado en la Loma a las 12 horas

INMACULADA ACIÉNEL EJIDO

Pese a que Jueves y Viernes Santo fueron días de mal tiempo como ya sucediera el año pasado, la lluvia respetó a las Cofradías en el municipio de El Ejido y todos los pasos y Viacrucis, hasta un total de seis, pudieron salir a la calle tanto en la noche del Jueves Santo como durante la tarde y la noche del Viernes Santo.

En este sentido, se trata de uno de los municipios almerienses donde la celebración de la Semana Santa es más joven, pero cada año va ganando en seguimiento y repercusión.

Así, el Jueves Santo, en una noche fría pero sin viento, el calor lo pusieron los fieles que acompañaron al Santísimo Cristo del Amor por las calles de Santo Domingo. La Cofradía realizó su tradicional Viacrucis por las calles de su barrio, con salida desde la Parroquia de Santo Domingo de Guzmán pasadas las once de la noche. Un Viacrucis que también ganó en participación este año. Así, el recorrido arrancó en la calle Ángel Maeso, para continuar por la avenida del Oasis, calle París, Avenida de América y las calles Noruega, Colón, Magallanes, Puerto Rico Pedro Valdivia, Juan Gris y Juglares, para volver al templo por la calle Ángel Maeso.

La entrada y salida del Cristo del Santísimo Cristo del Amor a la parroquia de Santo Domingo de Guzmán es uno de los momentos más emocionantes, debido a las reducidas dimensiones de la puerta del templo parroquial, el esfuerzo y destreza que deben realizar los costaleros es de valorar.

Prácticamente a la misma hora que salió el Viacrucis de Santo Domingo, lo hizo también el Viacrucis del Silencio con la imagen del Santísimo Cristo de la Paz por las calles de Santa María del Águila.

La Legión

Ya el Viernes Santo, le tocó abrir la tarde como cada año a la Cofradía de Nuestra Señora de las Angustias y el Santísimo Cristo de la Buena Muerte, acompañados de la Legión de Viator, que como cada año fue la encargada de portar la talla del Santísimo Cristo de la Buena Muerte. Una procesión que una vez más dejó imágenes de gran belleza y sentimiento, como el cante a capela de la Legión, las saetas que durante el recorrido fueron recibiendo Cristo y Virgen o ese emotivo encuentro entre ambas imágenes al comienzo de la calle Granada, en la rotonda del Círculo.

Además, este año, la Virgen de las Angustias estrenó un precioso manto del Pendón, mientras que el trono contó con un nuevo faldón. Además, la Cofradía estrenó nueva candelería de tramo para los penitentes.

La salida de la procesión se inició pasadas las siete y media de la tarde desde la Parroquia de Nuestra Señora de la Paz, en La Loma de la Mezquita. Los primeros en salir fueron los Legionarios, que primero realizaron su tradicional exhibición ante un público que fue congregándose desde dos horas antes, aproximadamente, en las inmediaciones de la Parroquia de Nuestra Señora de la Paz, en La Loma de la Mezquita. Tras ello salió el Cristo de la Buena Muerte, que inició su procesión con la canción a capela de La Legión de Soy el novio de la muerte. Tras la imagen, acompañándola, estuvo la Agrupación Musical Cristo del Amor de El Ejido.

Por su parte, a la Virgen de las Angustias, la acompañó la Agrupación Musical Nuestra Señora del Mar, de Huércal de Almería, como ya sucedió el año pasado.

La segunda de las procesiones en salir a la calle fue la de Balerma. Tras los Santos Oficios de las 18.30 horas, rayando las ocho de la tarde, la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno y Nuestra Señora de Los Dolores inició el recorrido de las imágenes del Santo Sepulcro y la Dolorosa. Un recorrido más corto que el del Jueves Santo, que arrancó en la plaza de la Iglesia, para continuar por las calles Estrella, Puerta del Sol, Dalías, Princesa Sofía, Navegantes, y del Mar, desde donde volvió al templo.

Por otra parte, la decana de las cofradías de Semana Santa de El Ejido, la del Santísimo Cristo de La Paz y Nuestra Señora de los Dolores, de Santa María del Águila, fue la tercera de la tarde noche en salir a las calles del municipio.

Estreno de marcha

En torno a las ochos y media de la tarde, arrancó esta procesión donde la novedad más importante fue el estreno de una marcha compuesta por la Banda de Cornetas y Tambores Madre Asunción de Huércal-Overa, exclusiva para el titular de la hermandad y que bajo el título Entre trabajaderas se pudo escuchar en las calles de Santa María del Águila.

Nuestra Señora de los Dolores, acompañada como viene siendo habitual por la Agrupación Musical de Nevada, partió de la Casa Hermandad para ir al encuentro de su hijo, que la esperaba a las puertas del templo parroquial, para desde allí partir a su recorrido por las calles de este núcleo urbano.