FIESTAS DE SAN ISIDRO 2022

Los ejidenses acompañan a su patrón por las calles del municipio

La Iglesia de San Isidro se llenó en la Misa a su patrón y miles de personas lo acompañaron durante el recorrido en el que recibió dos petaladas

INMACULADA ACIÉN El Ejido

Miles de personas salieron en la tarde noche de ayer a las calles del municipio para acompañar a San Isidro, patrón del pueblo, en su procesión por el centro, justo después de la Santa Misa en la que el templo estuvo lleno de fieles.

San Isidro salió a la calle en un trono decorado con cientos de rosas amarillas, con esas verduras y espigas de trigo que recuerdan que es el patrón de los agricultores, y acompañado de un gran séquito, en el que hubo ocho 'Mantillas', dos de ellas nuevas en esta edición. La Hermana Mayor de la Hermandad, María del Carmen Maldonado, se mostró muy emocionada en la jornada de ayer, durante la bajada del Santo, ya que fue su primera bajada en el cargo de Hermana Mayor. «Por la covid no hemos podido vivir nuestra procesión y por eso es mi primera bajada y mi primera procesión como Hermana Mayor de San Isidro. Para mí todo es nuevo, porque aunque llevo años, San Isidro para mí es mi patrón y por eso la emoción es siempre muy grande».

Sobre las rosas escogidas para decorar el trono, Maldonado explicó que para ella «son símbolo de San Isidro. Es la flor que más me gusta para San Isidro desde que yo entré. El amarillo resalta mucho con el marrón del trono», al tiempo que destacó que junto a la ofrenda floral que se hizo en la tarde del sábado a San Isidro, también «se le ha hecho una ofrenda de una cesta a Santa María de la Cabeza porque es su mujer» .

En este sentido, Maldonado señaló que la de ayer fue una procesión única «porque la gente está muy contenta y esperando este momento». En cuanto a la procesión, arrancó pasadas las ocho y media de la noche, desde la calle Divina Infantita, para seguir por la plaza de la Constitución y la Carrera de San Isidro, donde hizo su primera parada delante de la Casa Hermandad. Desde allí se le ofreció al Santo una petalada.

El recorrido continuó por calle San Isidro, Carretera de Pampanico hasta llegar al Bulevar, para luego regresar a la Iglesia por la calle Lobero. Durante el recorrido, San Isidro recibió otra petalada y un homenaje en forma de canto de una ejidense.

Tras la llegada a la Iglesia, desde la Hermandad de San Isidro se procedió a repartir las flores del trono entre todos los ejidenses que las quisieron, como cada año.

Actualmente forman la Hermandad de San Isidro unas 560 personas y este año se impusieron 10 medallas nuevas.