Espacio. El nuevo coworking de El Ejido cuenta con puestos fijos y puestos flexibles que se pueden contratar por días y horas. / I. A.

El coworking surge como respuesta a la crisis

Proyecto. Mara Garbín es la impulsora de este proyecto que nace en el municipio con el objetivo de ayudar a autónomos y pequeños empresarios a hacer frente a la situación actual

INMACULADA ACIÉN El Ejido

La actual crisis sanitaria provocada por la Covid-19 hace ya tiempo que se conllevó el inicio de una crisis social y económica, que ha provocado el cierre de numerosos establecimientos, pero también de oficinas y que ha dificultado la subsistencia de autónomos y pequeños empresarios, que debido a la merma de ingresos se ven incapaces de mantener unas instalaciones de trabajo propias.

Ante esta situación, la ejidense Mara Garbín decidió hacer algo y comenzó a gestar la apertura de Coworking El Ejido, un proyecto que le apasiona, que le ilusiona y con el que trata de poner su granito de arena para ayudar a esas personas a que puedan continuar con sus negocios.

«Durante el aislamiento y viendo la situación sabía que iba a venir una crisis económica asociada. Empecé a pensar qué podría hacer. Siempre me he dedicado a dar clases de Matemáticas y Física, pero quería ayudar», indica Mara Garbín.

Coworking El Ejido, ubicado en la céntrica calle Lobero, lleva tres semanas abierto, es el único en el municipio, y son muchas las llamadas que ha recibido no solo de personas del propio municipio, sino incluso de otros municipios y zonas cercanas.

«Aquí pueden tener su domicilio fiscal, contar con su puesto fijo de trabajo, mobiliario propio, impresora, teléfono fijo, wifi tanto de fibra como por cable, recepcionista, entrada las 24 horas al día durante los 7 días de la semana, disponer de distintos espacios y sala de reuniones, alarma, seguro de contenido, servicio de limpieza y climatización por solo 190 euros al mes», señala Mara Garbín, quien añade que se trata de un lugar donde poder seguir trabajando y viviendo, sin tener que afrontar todos los gastos que genera un negocio, ya que tiene un coste con el que los coworkers pueden comenzar a ver rentabilidad a sus negocios pronto. «Es como si tuvieras tu propia oficina, pero dentro de otra más grande».

Ahora mismo Coworking El Ejido cuenta con un puesto fijo ocupado, que serán dos en unas semanas, y otros dos profesionales que tienen alquilada la sala de reuniones, pero aún dispone de gran espacio. Existen dos puestos fijos, dos flexibles, dos fijos con despachos y un despacho para una empresa de tres personas. «Estamos a menos de la mitad de aforo porque quiero que las personas estén bien separadas», subraya Mara Garbín.

Pero, además, otra de las ventajas de los Coworking es la posibilidad que ofrece a todos los profesionales que forman parte de él de interactuar entre ellos y generar sinergias entre negocios.

Por otra parte, los coworkings son espacios que tienen en su filosofía ayudar a la sociedad allí donde se implantan. «En mi caso, quiero abrirlo al tejido asociativo local, a esas asociaciones que trabajan por ayudar a los demás. Quiero que sepan que aquí tienen una sala para poder utilizarla sin coste, donde poder reunirse, realizar talleres o cursos. Sé que cuentan con el Centro Asociativo Municipal, pero queremos darle a El Ejido un centro social más, con un horario más amplio, para ayudarles en lo que podamos», señala Mara Garbín.

Precisamente la sala de reuniones y eventos está abierta además para todos aquellos profesionales que quieren llevar a cabo charlas o actividades gratuitas. «La filosofía coworking es que nosotros aportamos a la ciudad, pero también los ciudadanos nos aportan a nosotros».

Así, a través de la web de coworkingelejido.com y las redes sociales se podrá consultar el calendario de actividades que se llevarán a cabo tanto de forma presencial en grupos reducidos como a través de las redes sociales o Youtube. Un calendario que arrancará la próxima semana y que incluirá temas como charlas sobre hipertensión, inteligencia emocional, estética oncológica, taller de pilates terapéutico o yoga infantil o arte conceptual, entre otras.

Coworking virtual

Y en tiempos donde Internet se ha convertido en la mejor herramienta de trabajo, el coworking virtual también tiene cabida en este proyecto.

«Ofrecemos oficinas virtuales, para aquellas personas que necesitan un espacio donde domiciliar su negocio, donde recibir correspondencia o paquetes, que necesitan un teléfono o imprimir documentos, un espacio físico para cuando tienen que atender una reunión. Son profesionales que no trabajan aquí pero que pueden usar las instalaciones cuando quieran», comenta Garbín. La oficina virtual tiene un coste de 30 euros al mes.