Borrar
«Lo hemos contabilizado y el público ríe entre tres y cuatro veces por minuto»

Carles Sans, actor

Festival de Teatro de El Ejido 2024
«Lo hemos contabilizado y el público ríe entre tres y cuatro veces por minuto»

Carles Sans promete un espectáculo divertido con 'Al fin solo' esta noche desde las 20.30 horas en el Auditorio de El Ejido

Inmaculada Acién

El Ejido

Jueves, 16 de mayo 2024, 23:52

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Carles Sans llega esta noche al municipio de El Ejido para participar en el 47 Festival de Teatro. Un lugar que conoce bien porque han sido muchos los espectáculos que aquí ha presentado con Tricicle. Hoy la puesta en escena será totalmente distinta. Solo sobre el escenario y sin parar de hablar. Se trata de 'Al fin solo', para el que aún puedes comprar tu entrada.

–Va a ser raro verlo sobre un escenario hablando...

–Como llevo tres años con el proyecto en marcha con un éxito increíble, ya se me hace menos extraño, pero al principio cuando decidí tomar esta decisión de continuar, se me hacía muy raro, primero actuar sin mis colegas, luego utilizando la palabra, porque en este espectáculo hablo sin parar, pero una vez visto, lo bien que va funcionando y lo que me divierto está ya asumido.

–Después de tantos años con Joan y Paco. ¿Cómo fue subirse al escenario solo?

–Extraño, pero como en todo, es hacerse a que lo que estás contando y la verdad es que está funcionando muy bien y estoy disfrutando de este éxito, porque a cada lugar donde voy lleno el teatro. El público no para de reír. Lo hemos contabilizado y el público ríe entre tres y cuatro veces por minuto.

–¿Qué es lo que el espectador se va a encontrar en 'Por fin solo'?

–Hablo de anécdotas vividas durante 40 años de profesión. Anécdotas personales, profesionales, todas muy locas y divertidas y todas reales. Han pasado cosas muy divertidas que me pareció muy buena idea ponerlas sobre un escenario, pero no es solo lo que cuento, sino cómo lo cuento. Ahí es donde el público va a ver al Carles de Tricicle, más gestual. La conjunción de estas dos cosas es lo que funciona.

–¿Esto es como desnudar un poco el alma de Tricicle?

–Me desnudo más yo que propiamente Tricicle, porque con Tricicle son anécdotas muy divertidas, pero en cambio en este espectáculo cuento el pánico que tuve a volar durante tantísimos años y las anécdotas que esto proporcionó a mi vida, me río de mi mismo, porque en el humor dicen que para poder reírse de los demás primero uno tiene que saber reírse de sí mismo. Y eso lo hago en mi espectáculo. Es verdad que cuento cosas relacionadas con Tricicle pero sobre todo anécdotas muy divertidas.

–El humor siempre ha sido el protagonista en sus espectáculos. ¿Es también el humor hilo conductor en su vida?

–Sí, sin duda. Yo todo lo veo a través del filtro del humor, incluso a veces las cosas menos divertidas aparentemente, es algo que va innato en mí y no lo puedo evitar. El humor forma parte de mi vida en todo momento, que eso no quiere decir que yo vaya todo el rato de divertido, de gracioso o chistoso, pero la vida se afronta de otra manera desde ese punto de vista. A todo intento sacarle la punta de humor.

–90 minutos y solo sobre el escenario es una apuesta que podría denominarse arriesgada...

–Sin duda. Es uno de los vértigos que he tenido antes de estrenarlo, tener que defender un texto solo y durante hora y media, pero ahora ya me siento como pez en el agua y con el público va muy bien.

–Un espectáculo en el que le acompaña en la dirección José Corbacho.

–Sí, porque con José teníamos una relación desde hace muchos años y era imprescindible que alguien viese el espectáculo con perspectiva. Aunque yo tuviese la idea en mi cabeza y sabía lo que quería hacer, era imprescindible que alguien lo viera desde fuera y con José tengo una amistad desde hace mucho y ha sido todo un acierto porque me ha dado ideas muy buenas, me ha sugerido cosas que he aplicado y muy bien.

–¿Cuánto tiempo le costó hilvanar este espectáculo?

–Estuve unos dos meses aproximadamente trabajando intensamente.

–Imagino que Paco y Joan habrán visto ya el espectáculo. ¿Qué le transmitieron?

–Fueron el día del estreno y les gustó mucho, porque no hay nada por lo que puedan sentirse molestos, porque lo que hago es contar cosas buenísimas para Tricicle.

–¿Le costó tomar la decisión de volver a los escenarios?

–Cuando uno lleva más de 40 años con un grupo piensa que uno se retirará cuando el grupo acabe. Es como cuando uno lleva casado más de 40 años, nunca piensa que podrá rehacer su vida. Pero sí, tomé la decisión que no me costó mucho. A mí me gusta mucho este oficio para dejarlo tan pronto. Lo que costó fue tomar la decisión sobre qué podía hacer, pero lo de querer continuar lo tuve bastante claro.

–¿Cuál es la situación más inverosímil que ha vivido ligada a Tricicle?

–Inverosímiles hay bastantes y el público que asista al espectáculo las va a ver, como por ejemplo cómo nos chuparon la oreja en Japón. Esa desde luego es muy inverosímil, pero hay muchas.

–¿Qué es lo más curioso que le han dicho después de ver el espectáculo?

–Pues un señor dijo: «He de confesarle que vine con unas expectativas muy bajas, porque después de Tricicle pensé, qué puede hacer que supere a Tricicle, y de confesarle que he divertido tanto o más que cuando venía a verle con Tricicle.

–Comentarios así inflan.

–Pues un poco. Tengo mi autoestima ahora bastante bien. Era una apuesta arriesgada, podía funcionar o no, pero cuando ves que sí que funciona tienes tu dosis de autoestima alta.

–¿Está ya preparando un nuevo espectáculo?

–No, de momento estoy disfrutando y el futuro ya veremos.

–El Festival de Teatro de El Ejido se lo conoce porque lo hemos podido ver aquí con Tricicle. ¿Cómo lo definiría?

–Es curioso porque con Tricicle creo que hemos venido siempre a El Ejido, no sé si siempre dentro del Festival, pero venir hemos venido siempre y recuerdo al público de El Ejido como muy exigente, que no se entrega fácilmente, pero es verdad que si le convence el espectáculo termina entregándose, así que tendré que esmerarme. Me consta que las entradas se están vendiendo muy bien, aún quedan, pero habrá un buen ambiente.

–¿Qué le diría al que está pensándose acudir?

–Si quieren reírse tres o cuatro veces por minuto, pasárselo bien, recordando cosas de Tricicle o descubriendo anécdotas absolutamente disparatadas, que vengan a verme porque les aseguro que no pararán de reír.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios