ENTREVISTA

«La clave está en constancia, trabajo y abandonar el método rudimentario»

INMACULADA ACIÉN El Ejido

Paco Carvajal lleva toda su vida dedicado a la música, y es que viene de familia de artistas. Por sus manos pasan cada semana decenas de jóvenes y adultos que quiere conseguir mejorar su voz y de su academia ya han salido caras que se han podido ver no solo en Idol Kids, sino también en La Voz, Operación Triunfo o Got Talent.

Por su estudio pasan muchas personas a lo largo del año y llegan hasta San Agustín desde distintos puntos de la geografía almeriense movidos por su fama.

– ¿Es Almería tierra de talento o el talento se genera aquí?

– Imagino que una mezcla de ambos, pero es cierto que en los seis o siete años que llevo aquí en San Agustín he tenido una alumna en Operación Triunfo en 2008, otra alumna en La Voz, otra alumna de El Ejido en Got Talent y José en Idol Kids. Y ahora tenemos a otra muchacha que va a ir al primer casting de Tierra de Talentos.

– ¿Cuántas personas pasan por su academia?

– De cuatro a cinco al día y viene gente incluso de Níjar, Almería capital, Roquetas de Mar, El Ejido, San Agustín...

– ¿Dónde está la clave para que salga tanto talento de esta academia?

– En la constancia y el trabajo, no hay otra clave. Y no trabajarlos desde el método rudimentario de toda la vida.

– ¿¿Cómo es su sistema de trabajo?

– Totalmente distinto. Aquí no perdemos tiempo en calentar la voz. Se trabaja más desde el instinto. Cuando a alguien le gusta la música y escucha música, lo que intenta es sacar lo que escucha y a veces no se sabe sacar. Ahí es donde entro yo, en darle forma a lo que va saliendo de cada uno de ellos. No hay un método genérico, cada uno tiene su forma, me voy adaptando a la persona que tengo delante. Además, esta es la única escuela de Almería donde se producen las canciones y se personalizan las canciones a cada alumno, porque no todos pueden llegar a los tonos de los cantantes originales, otros incluso los superan, por tener un registro muy alto.

– ¿Todas las clases que da son individuales?

– Sí, porque las grupales no valen para trabajar la voz, porque si nadie respira igual, ni vocaliza igual, cada uno necesita trabajar de forma distinta. Como hobby sí para pasarlo bien, pero para formarse profesionalmente no.

– ¿Cualquier persona puede cantar?

– Cualquier persona puede afinar porque se prepara el oído, diafragma y modo de respirar, pero cantar que es transmitir cualquier persona no puede hacerlo. Por esa regla de tres todos seríamos futbolistas.

– ¿Qué le parecen los programas televisivos de talentos?

– Sinceramente me parecen una tontería absurda. Pueden ser trampolín en sentido de promocionarte, pero me parece que tratan más la imagen que la calidad de la voz en el formato que tienen ahora. De hecho, quien te juzga en los castings no entiende música, se valoran otros aspectos.

– ¿También los de niños?

– Los programas de talento para los niños no los veo mal, porque al final son experiencias para ellos. La infancia es única, se vive una vez y hay que disfrutarla y vivir experiencias, pero en el ámbito adulto y a nivel profesional, lo veo un producto mediático más que para medir el arte.

– ¿Y esas personas que ha preparado y que han pasado por programas de televisión, continúan cantando?

– No, ninguno de los que ha estado en programas de talentos actualmente se dedica a la música.

– Por su experiencia, ¿el hecho de no tener una buena valoración desincentiva que la gente continúe en el mundo de la música?

– Sí, totalmente. Yo tengo voces espectaculares aquí y cuando han llegado al casting y se han llevado una negativa o les han dicho que no, ese jarro de agua fría se convierte en una desmotivación que en ocasiones les lleva a dejar la música. Pero también influye la fuerza de cada persona.