Cientos de rocieros vuelven a hacer de Almerimar su lugar de encuentro

La Hermandad de la Virgen del Rocío de El Ejido vive, tras dos años de ausencia, el regreso de su romería con emoción y alegría, mirando a la 'Blanca Paloma'

INMACULADA ACIÉN El Ejido

Son muchos los eventos que se van recuperando dos años después de que estallase la pandemia de la covid-19. El sábado por la tarde ese regreso lo protagonizó la Romería que organiza la Hermandad de la Virgen del Rocío en El Ejido, junto al Ayuntamiento. Un acto donde se unión la emoción del regreso, con la alegría de una jornada de convivencia y la devoción por la 'Blanca Paloma'.

A las seis de la tarde, oficiada por el párroco Roberto Rodríguez, hermano también de la Hermandad, arrancaba el acto religioso en la Iglesia Parroquial de GuardiasViejas. Mientras el interior del templo se llenaba de romeros y miembros de hermandades y cofradías de El Ejido, acompañando, en el exterior, los carruajes y los caballos rodeaban la iglesia custodiando el carro con el cuadro de la Virgen del Rocío, que preside cada año la Romería.

En total, en esta romería fueron 187 caballos los que participaron y 32 carruajes, casi todos de la provincia de Almería, si bien también los hubo de Málaga o Jaén. Asimismo, esta edición también contó con la presencia de una representación de la Hermandad de Santander.

La Hermana Mayor de la Hermandad de la Virgen del Rocío en El Ejido, Margarita Alcaide, manifestaba la alegría de volver a vivir estos momentos. «Se siente mucha alegría, ilusión y esperanza de que todo salga bien. La gente estaba con muchas ganas tras dos años y los caballistas sobre todo», al tiempo que explicó que con esta Romería lo que tratan de conseguir es «trasladar un poquito del Rocío a nuestra tierra».

En este sentido, la Hermandad del Rocío de El Ejido nació en 2014 y actualmente cuenta con 473 hermanos.

Pasadas las siete de la tarde daba comienzo la Romería desde el templo de Guardias Viejas. La comitiva bajaba hasta la playa para hacer un breve recorrido antes de tener que tomar la carretera a Almerimar, para evitar una zona por la que no podían atravesar los carro.

La vuelta a la arena de la playa tuvo lugar frente al Residencial San Miguel, con carros y caballistas pasando junto al mar para sorpresa y disfrute de los miles de bañistas que a esa hora aún disfrutaban de la tarde y noche estival en las playas de Almerimar. No tardaron en comenzar a sacar los teléfonos para grabar en vídeo, hacer fotos e incluso algún selfie con lo que, sin duda, fue todo un espectáculo.

Los romeros avanzaban en dirección a la Iglesia Sagrada Familia de Almerimar, donde como cada año estaba prevista la ofrenda floral. Un camino que discurría animada por el sonido de las flautas y tamboriles rocieros, también de las guitarras, y las canciones que no dejaron de interpretar los participantes para aligerar el camino.

Tres fueron las paradas que se llevaron a cabo para unificar el grupo, después de que en algunas zonas los carros tuvieran dificultades para avanzar, ya que las ruedas se quedaban clavadas en la arena.

Pasadas las nueve de la noche llegaban los romeros a la iglesia de Almerimar, donde llevaron a cabo su tradicional ofrenda floral para posteriormente dirigirse a la explanada junto al chiringuito Puerto Vino, habilitada para la celebración de la convivencia rociera entre todos los asistentes hasta altas horas de la madrugada y en la que a medianoche los festejos se detuvieron para rezar el Santo Rosario.

El alcalde de El Ejido, Francisco Góngora, que asistió al inicio de la romería, junto al alcalde de Berja, José Carlos Lupión, señaló que «se trata de una actividad muy esperada, especialmente para los devotos de la Virgen, y que atrae a numerosas personas de otras comarcas e incluso de otras provincias, como Málaga y Granada, al englobar valores religiosos, culturales y de tradición popular andaluza». Todo ello, sin olvidar, el espectáculo que supuso para los turistas descubrir un evento de este tipo en plena playa y que a través de sus imágenes podrá conocerse con seguridad en muchas partes del territorio nacional.