Cientos de personas se concentran en apoyo a Antoñico 'El Mosca'

Cientos de personas se concentran en apoyo a Antoñico 'El Mosca'

Son muchas las generaciones que han pasado por ese mítico taller de motos de la calle Barcelona y que estuvieron en la Plaza Mayor pidiendo la reapertura del negocio

INMACULADA ACIÉNEl Ejido

Son muchas las generaciones que en las cuatro décadas aproximadamente que tiene de historia el taller de motos de Antonio López, más conocido como 'Antoñico El Mosca', han pasado por su taller para arreglar una rueda de bici pinchada, arreglar una moto o incluso otro tipo de motores.

El sábado por la mañana la Plaza Mayor de El Ejido se convirtió en una muestra de ello, con niños, jóvenes, adultos y personas mayores arropando y dando su apoyo a este mecánico de sesenta años y a su hijo Gabriel López, que es quien actualmente regenta el taller, ayudado por su padre.

Un taller que supone el sustento económico de esa familia y que se encuentra cerrado a la espera de que acometa las nuevas obras que le han solicitado para adecuar el local a la normativa de ruidos y con una multa a las espaldas de 12.001 euros por afrontar, fruto de ese exceso de ruido.

Todo surgió a raíz de las numerosas denuncias interpuestas por una vecina de la calle Barcelona que reside junto al taller y que terminaron desembocando hace unos días en el cierre del taller, debido a que excede el límite de ruido permitido por ley.

Sin embargo, el trabajo que se realiza en este taller es similar al que se ha hecho todas estas décadas, sin tener ningún problema con ninguno de sus vecinos.Vecinos que además el sábado por la mañana estuvieron en la Plaza Mayor apoyando a esta familia.

Desde las diez de la mañana y durante una hora, los vecinos se fueron sumando a esa concentración silenciosa, en la que no se gritaron proclamas de ningún tipo, no se lucieron pancartas. Una concentración surgida de manera espontánea por parte de la ciudadanía y alimentada a través de las redes sociales, que una vez más sirvieron de altavoz para denunciar situaciones y darlas a conocer a una gran velocidad.

Lo que sí se sucedieron en la mañana del sábado fueron abrazos y apretones de manos a Antonio y Gabriel López por parte de todos los asistentes, transmitiéndoles su ánimo y apoyo, al tiempo que se recogieron más de 300 firmas entre los presentes. Y es que fueron entorno a cuatrocientas personas las que allí se concentraron. Unas muestras de cariño que hicieron emocionarse a ambos en muchos momentos.

«No paran de pedirme reformas, que voy realizando, pero es que tengo una vecina que me hace la vida imposible, que no para de grabarme, me ha puesto incluso denuncias falsas porque me denuncia incluso no estando en el negocio. Solo pido que igual que yo tengo que cumplir la Ley, la Ley también se le aplique a ella, porque esto se ha convertido en un acoso», afirmó Gabriel.

Asimismo, este joven hizo hincapié en que él lo único que está haciendo es buscarse la vida, «lo que no puede ser es que a esa vecina todo le moleste y al resto de vecinos no le moleste nada».

De esta manera y como explicó Gabriel, «ahora me veo con el negocio cerrado, que tengo que acondicionarlo e insonorizarlo para que el ruido no salga, por lo que estoy haciendo una habitación dentro del propio taller para trabajar ahí dentro, y encima hacer frente a una multa».