Del mar al cielo de Poniente a golpe de zapatilla

Del mar al cielo de Poniente a golpe de zapatilla

Cerca de 150 deportistas participaron en la primera edición de esta original prueba, que además tuvo aire solidario

INMACULADA ACIÉN El Ejido

Cerca de 150 deportistas participaron en la jornada de ayer en la primera edición de la Ultra Trail del Mar al Cielo de Poniente, organizada por el Club Deportivo Muebles Mesa, con la colaboración del Instituto Municipal de Deportes (IMD) y la Comunidad Vida Sana. Una aventura y una experiencia única sobre unos paisajes que funden el Mar Mediterráneo y la Sierra de Gádor, donde la originalidad ayudó a que pese a tratarse de una primera edición ya hubiera participantes incluso de fuera de la provincia de Almería.

Una prueba deportiva que nació con el objetivo de dar a conocer el entorno y la gran belleza paisajística tanto de El Ejido como de Dalías, municipios además a los unió este proyecto deportivo. Así, los participantes en la Ultra Trail arrancaron su carrera justo al lado de la orilla del mar, en el núcleo ejidense de Almerimar, para alcanzar la cota más alta de la Sierra de Gádor, en Nuevo Mundo, perteneciente al municipio de Dalías, acumulando 2.300 metros de desnivel total.

Pero, además, la organización se propuso que esta prueba tuviera un fin solidario, por lo que el dinero recaudado con las inscripciones se destinará a dos asociaciones centradas en enfermedades que afectan a la infancia como son Diabetes 0 y Uno Entre Cien Mil, que lleva a cabo proyectos de investigación relacionados con la leucemia infantil.

De esta manera, a las siete y media de la mañana, antes de que el sol comenzara a hacer incluso acto de presencia, tomaron la salida los corredores de la primera de las pruebas que integraban esta carrera, la de más largo recorrido, la Ultra Trail. Así, comenzó el reto para los 68 inscritos en esta prueba de 58 kilómetros, que partió de Almerimar y que se encontró con su primer avituallamiento junto al IESFuente Nueva, en Ejido Norte, por donde los primeros corredores pasaron solo una hora después de la salida.

A esa misma hora, a las ocho y media de la mañana, arrancaron también su participación la treintena de participantes en la travesía senderista, y una hora más tarde la travesía de resistencia para corredores, con medio centenar de inscritos. Tanto senderistas como corredores tuvieron que hacer frente a 36 kilómetros de distancia, alcanzando Fuente Alta, punto con menor altitud que Nuevo Mundo, con un desnivel de 1.600 metros. La bajada de senderistas y corredores de la distancia corta se realizó por una zona de senderos, pistas y veredas de gran atractivo de la zona del Poniente. Un escenario que además ha sido escogido en diversas ocasiones para la realización de pruebas de montaña a nivel andaluz y nacional.

La prueba se desarrolló en una jornada en la que el sol estuvo presente desde primera hora, pero con un ligero aire y, sobre todo con importantes cambios de temperatura, ya que salieron con la humedad del mar y unos siete grados, para alcanzar cerca de los 20 en las horas centrales de la mañana, para poco a poco volver a experimentar una bajada hasta por debajo de los cero grados al coronar Nuevo Mundo. Una situación que también se convierte en una situación novedosa con respecto a las carreras que habitualmente se llevan a cabo en la provincia de Almería.