Los balermeros, en pie de guerra, gritan: «Costas, escucha, Balerma está de lucha»

Medio millar de personas recorrieron el Paseo de Almería desde las puertas de la sede del Servicio Provincial de Costas hasta Subdelegación

INMACULADA ACIÉN El Ejido

Aún faltaban minutos para que el reloj marcara las once de la mañana, hora en la que estaba prevista el inicio de la manifestación convocada por la Mesa de Trabajo por la Estabilización de la Playa de Balerma, pero la indignación y rabia con la que viven los balermeros les empujaba a empezar a gritar ante la sede de la Delegación Provincial de Costas. Gritos de rabia, de impotencia, de angustia, de una mezcla de sentimientos entre los que, sin embargo, no tiene cabida uno, el de la derrota. Porque si algo tienen claro los balermeros y todos aquellos que quieren a Balerma es que no piensan parar de exigir cuantas veces haga falta una solución definitiva para detener y revertir la regresión que padece su costa.

Para esa costa que, como muchas veces han denunciado, agoniza sin que los que pueden hacer algo por salvarla se apiaden de ese sufrimiento.

En la mañana de ayer, ese grito de guerra que se ha escuchado en los últimos meses en las distintas concentraciones y manifestaciones realizadas en Balerma, se trasladaba a la capital. Medio millar de personas se dejaban la voz ante la misma sede de Costas, para que no puedan hacer oídos sordos a sus reivindicaciones.

Durante una hora, el sonido de los motores de coches y motos dio paso en elPaseo de Almería a los silbatos, los golpes de tambor y los gritos de los manifestantes que entonaban consignas como 'Costas, escucha, Balerma está de lucha' o 'Si Costas no lo arregla, guerra, guerra, guerra'. Cánticos mayoritarios a los que se unieron de manera esporádica otros como 'Basta ya de mentiras' o 'No hay poniente que nos pare' en alusión a ese viento que cada vez que sopla hace temblar a los balermeros.

Una manifestación donde además, los balermeros estuvieron arropados por los distintos partidos políticos y cargos públicos como la presidenta del Parlamento de Andalucía, Marta Bosquets; la diputada de Promoción Agroalimentaria y concejala de Berja, María Luisa Cruz; el vicepresidente de la Diputación, Ángel Escobar; el alcalde de Dalías, Francisco Giménez; o el secretario provincial de COAG, Andrés Góngora, además del alcalde de El Ejido, Francisco Góngora, concejales de su equipo de gobierno, y de los grupos municipales de Cs, PSOE y VOX. También los presidentes de las Juntas Locales de Balerma y Almerimar, entre otros. Mostrando la unión de todos ante un problema común.

Así, lentamente, la manifestación llegó ante las puertas de la Subdelegación del Gobierno, donde se procedió a la lectura del manifiesto. Un manifiesto en el que se hizo especial hincapié en que el problema que padece Balerma «no entiende de colores ni de siglas, nos afecta a todos por igual, pensemos lo que pensemos y votemos a quien votemos».

Asimismo, se insistió en que «lo que pasa en la playa de Balerma no es fruto de la casualidad ni del cambio climático, porque no somos ingenieros ni expertos en dinámicas del litoral, pero tontos tampoco, y si a 500 metros en una playa recta se han ganado 30 metros, no nos pueden contar que en la nuestra tenemos que perder en cinco años, 25 metros, fruto del cambio climático».

De igual forma, los convocantes quisieron dejar claro que «por lo que Balerma trae hoy su clamor y su grito de auxilio, de forma histórica a la capital de la provincia no es por tener una playa más amplia, ni por ganarle nada al mar, nuestra lucha es por la supervivencia como pueblo, por no perder las explotaciones agrarias y actividades económicas a las que ya ha alcanzado el agua, por proteger nuestro paseo marítimo y el núcleo urbano, eso es por lo que estamos hoy aquí».

También se dio lectura a una carta que se ha remitido al Presidente del Gobierno y a la Ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico, lectura esta última a cargo de Pepe Suárez.

Un acto que finalizó con la interpretación del Pasodoble 'Balerma, mi mar', compuesto por Pilar López Romero para la ocasión.

La arena de la playa de Balerma se derrama ante Costas y sostiene una cruz

La manifestación de ayer arrancaba con un acto simbólico y cargado de emoción. El portavoz de la Mesa de Trabajo por la Playa de Balerma, José Antonio Peña, y el presidente del Club Náutico, Francisco Díaz, derramaban un saco de arena de la playa de Balerma a las puertas de la sede del Servicio Provincial de Costas y en ella clavaban una cruz, con la que dejaban claro que están abocando a la muerte a la playa de Balerma con la ausencia de medidas estructurales y definitivas que pongan fin a una erosión que cada vez avanza más rápido. Tras ello, los manifestantes tomaron el Paseo de Almería.

«Pedimos voluntad política para acelerar las actuaciones»

Con la llegada de la manifestación a las puertas de la Subdelegación del Gobierno y tras varios minutos en los que los manifestantes corearon sus proclamas para que el Subdelegado las escuchara, tomó la palabra el portavoz de la Mesa de Trabajo por la Playa de Balerma, del Club Náutico, entidad convocante para agradecer a todos los asistentes su apoyo.

«Nos pensábamos que estábamos solos y no lo estamos», confesaba visiblemente emocionado, ante la presencia de cerca de medio millar de personas, entre los que hubo vecinos, miembros de asociaciones, colectivos sociales, sindicatos agrarios, medios de comunicación, partidos políticos y autoridades.

«Durante toda esta semana han sido numerosas las muestras de cariño y apoyo recibidas», puso en valor Peña, al tiempo que agradeció a Pilar López y su grupo musical «que a gran velocidad compuso un bello pasodoble con el que cerramos esta manifestación».

Asimismo, el portavoz de la Mesa de Trabajo subrayó que el día de ayer era «un día muy importante para el pueblo de Balerma, que traslada la reivindicación en defensa de la playa a la capital».

Y es que José Antonio Peña incidió en que hartos de realizar todo tipo de acciones como reuniones, comunicados, concentraciones, manifestaciones e incluso un encierro con huelga de hambre incluida en la Jefatura Provincial de Costas, «esta semana decidimos llevar las peticiones de emergencia por la playa hasta Almería y deseamos que sea un día histórico, porque ello significa que la maquinaria se pone en funcionamiento de forma rápida con actuaciones y hechos con los que evitar que el Mediterráneo acabe con nuestro pueblo, Balerma».

De esta manera, Peña lanzó un ruego y fue «que la Dirección General de Costas actúe cuanto antes para impedir que el mar siga destruyendo el litoral balermero. La mar se traga Balerma reza el lema de la manifestación, por lo que pedimos voluntad política para acelerar las actuaciones a desarrollar en la playa.

Una intervención que finalizó con el grito de emergencia #yotambiénsoybalerma.