Los balermeros se manifestaron este verano por la defensa de su costa mostrando el estado en el que está.

Balerma exige la resolución de las alegaciones para una costa que no espera

La mesa de trabajo por la estabilización de la playa de Balerma insiste que se tenía que haber aprobado ya la Estrategia para la Costa de Almería

INMACULADA ACIÉN El Ejido

La Mesa de Trabajo para la estabilización de la playa de Balerma volvió la pasada semana a alzar la voz y a poner de relieve la desesperante agonía que padece el litoral de este pueblo, que ya no puede aguantar más y que ve cómo se acerca el invierno, vuelven los vientos que azotan su playa y que amenazan desafiantes a los invernaderos y a las viviendas del Paseo Marítimo.

Es por ello que desde La Mesa de Trabajo para la estabilización de la playa de Balerma exigen no dejar pasar los plazos prometidos y no dudan en presionar para que estos se cumplan, ya que según indicó su portavoz, José Antonio Peña, «para la playa de Balerma, día que pasa sin actuarse en proteger y estabilizar el frente litoral, es poner en riesgo el futuro de la localidad».

Y es que desde esta asociación reivindican sin descanso lo que entienden una injusticia ya arrastrada en el tiempo y que alcanza, afirman, la discriminación territorial, al ser Balerma el único enclave en la costa del poniente almeriense que se ha quedado descolgada de tener estructuras que defiendan su línea de playa.

Un hecho, que insisten desde la Mesa en que sin duda ha generado la pérdida y erosión de este espacio natural, que hasta hace unos años era estable de forma general, salvo algún punto en el que se requería de regeneración en la época estival.

De esta manera, desde la Mesa de trabajo exigen el cumplimiento de los plazos comunicados en las reuniones preparatorias sobre la estrategia para la protección de la costa de Almería, que recuerdan debería estar ya aprobada y publicada, ya que cualquier actuación a realizar en el litoral balermero, está supeditada a que ese documento técnico se encuentre en vigor.

Es precisamente por ello, por lo que desde Balerma imploraron la semana pasada su aprobación definitiva.

Asimismo, José Antonio Peña mostró el interés en que se respeten las prioridades concretadas en el documento final que resulte de la Estrategia y que los tramos de las unidades de gestión litoral se mantengan conforme a los criterios técnicos y físicos.

Para la entidad a la que representa, afirmó que es importante que el tramo que ocupa desde las Cuevecillas al espigón de la piedra del moro se incluya en un mismo estudio de alternativas que abarque esta zona para que el proyecto de ejecución de actuaciones concretas sea lo más certero y contenga medidas correctoras para ese espacio.

«El documento de la estrategia señalaba como unidad costera Adra – Peña del Moro, por lo que queda claro que fisiográficamente esta zona presenta una dinámica acotada diferenciada y unas condiciones que no deben mezclarse con otras unidades costeras, lo cual no tendría sentido», defendió Peña.

Por otra parte, desde la Mesa de trabajo insistieron también en la necesidad de activar la contratación de emergencia de todos los estudios y proyectos una vez que esté la Estrategia vigente, además de que se impulsen por procedimientos ágiles todos los trámites que se requieran, para que cuanto antes se esté trabajando en la estabilización y recuperación de las playas de este núcleo costero.