El Ayuntamiento solicita a los propietarios del jardín japonés de Almerimar su cesión

Pese a ser una zona por la que miles de ejidenses han paseado y que ha sido lugar escogido para muchas fotos artísticas se trata de un espacio de propiedad privada

INMACULADA ACIÉN El Ejido

Hace muchos meses, años incluso, que el jardín japonés de Almerimar, ubicado en la Dársena Condes de Barcelona, concretamente entre las calles Galeón, Fusión y Raquero, presenta un estado triste. Quienes recuerdan este espacio como un lugar de paseo, donde miles de ejidenses y visitantes se han tomado fotografías, con un lago donde hasta había peces, ahora lo observan con una triste mirada por verlo todo seco y descuidado. Tanto que hace unas semanas desde el grupo municipal del PSOE se instaba al gobierno local a que tomara cartas en el asunto y volviera a hacer de él un lugar atractivo para vecinos y veraneantes de este núcleo.

Sin embargo, se trata de un espacio privado donde el Ayuntamiento no puede actuar de motus propio. Lo que sí realizó ya hace semanas el Consistorio fue la remisión a la comunidad propietaria de «una orden de ejecución para su limpieza, que llevó a cabo a principios del pasado mes de julio», explicó el concejal de Obras Públicas y Mantenimiento, Alberto González.

Además y como anunció González, han planteado a la Comunidad «que cedan esa zona al Ayuntamiento para que pase a formar parte de la red de jardines municipales y ser tratado por los servicios de mantenimiento».

Una acción que sí permitiría al Consistorio poder llevar a cabo su rehabilitación y mantenimiento y poder devolverle al lugar la imagen que ese hace años coqueto lugar ofrecía a los turistas y que se convirtió en lugar escogido por muchos fotógrafos para inmortalizar a parejas recién casadas.