El Ayuntamiento prepara su plan 'Rápido' para aguas pluviales de invernadero

El Consejo Municipal Agrario también analiza el proyecto para tratar la conservación de la biodiversidad de los espacios verdes del municipio

INMACULADA ACIÉN El Ejido

El gobierno local está preparando un plan para la recogida de aguas pluviales de invernadero, desagües y obras en el entorno rural que evite vertidos en caminos y determinadas zonas. Un plan que denomina 'Rápido' y que presentó ayer el alcalde, Francisco Góngora, en el marco del Consejo Municipal Agrario, que se celebró en el Salón de Plenos del Ayuntamiento.

Un plan que el máximo responsable municipal señaló que «vendrá a ofrecer a los agricultores los instrumentos necesarios para que apliquen la norma actual, sobre todo una vez han transcurrido los tres años de plazo para esta adaptación que exigía la Ordenanza».

Y es que en ella se incide en la disposición de elementos de recogida de las aguas pluviales de los invernaderos y, sobre todo, de cara a conseguir que el agua se quede en la explotación y no vaya a parar a zonas en las que puede ocasionar daños a terceros.

De esta manera, Góngora explicó que se zonificará el municipio en diversas secciones de inspección continua y que serán «rigurosos con quienes incumplan la norma. Este tipo de vertidos afectan también a nuestro entramado viario rural, deteriorando los caminos y dificultando el tránsito por ellos».

Por otra parte, los miembros del Consejo Municipal Agrario también analizó el proyecto para tratar la conservación de la biodiversidad de los espacios verdes de El Ejido con el fin de ofrecer un diagnóstico y un programa de actuación, que permita conservar estos espacios.

La primera de esas acciones que pretende llevar a cabo el Ayuntamiento es impulsar un proyecto de puesta en valor de la Rambla del Loco de Balerma.

La finalidad es llevar a cabo una línea de investigación sobre la biodiversidad de la Rambla, las plantas y animales, y convertirla en un espacio visitable con un adecuado diseño arquitectónico y paisajístico, de manera que la población pueda disfrutar del entorno, todo ello complementado con una programación didáctica y con talleres.

Así, la idea es que las zonas verdes empiecen a gestionarse teniendo en cuenta la biodiversidad, incrementando el uso de las especies autóctonas, que son las que están adaptadas al clima y las condiciones locales, lo que es una forma sostenible de gestionar dichas áreas.

Actuaciones de futuro

Por otra parte, durante el Consejo, también se abordaron las líneas de actuación que se llevarán a cabo a corto y medio plazo, basadas fundamentalmente en continuar avanzando en materia de higiene rural, limpieza, ordenación del campo, trazabilidad o planificación, entre otros.

En esta línea, desde el gobierno local incidieron en la necesidad de cumplir la 'Ordenanza de Regulación de Invernaderos y su Entorno Agrario'.