Delia Mira y Francisco Góngora en una de las clases de la escuela.

La asociación 'Neuralba Contigo' organiza la IV Escuela de Verano para niños con TEA

La iniciativa se desarrolla hasta el 19 de agosto con espacios comunes y clases individualizadas y adaptadas a las necesidades específicas de cada niño

INMACULADA ACIÉN El Ejido

El municipio de El Ejido vuelve a ser la sede, por cuarto año, de la Escuela de Verano con Intervención Terapéutica para niños con Trastorno del Espectro Autista (TEA) que pone en marcha la asociación Neuralba Contigo y que se imparte en las instalaciones de la Escuela de Educación Infantil Gabriela Mistral hasta el próximo 19 de agosto.

Durante más de un mes los monitores, entre voluntarios y profesionales de logopedia, psicología y terapia ocupacional, atienden a cada alumno, con un total de 30 menores de entre 2 y 17 años, en función de sus necesidades específicas.

La responsable de la asociación, Nazaret Fernández, subrayó que «la finalidad es que los meses estivales no supongan un retroceso en las destrezas adquiridas durante todo el año por los niños», para lo que se trabaja de manera individualizada con cada usuario en reforzar los objetivos terapéuticos, mientras que en grupo se mejoran las habilidades sociales.

Además, se desarrollan actividades en sala como talleres de manualidades, cocina, musicoterapia, deporte adaptado, psicomotricidad y autonomía, que se combinan con otras al aire libre.

En esta línea, todos los viernes se organizan excursiones para trabajar la inclusión en otros entornos y como fiesta de fin de curso se realizará una excursión a un parque acuático, que servirá de jornada de convivencia entre usuarios y familiares.

El alcalde de El Ejido, Francisco Góngora, destacó durante su visita a esta escuela con la que colaboran, la importancia de mantener «el aprendizaje de los menores también durante los meses de verano con terapias que trabajan aspectos fundamentales en cuanto al fomento y refuerzo de su autonomía y que mejoran su calidad de vida, además de convertirse en un tiempo de respiro para las familias».