La erosión en la costa de Balerma afecta ya incluso a la zona del Paseo Marítimo, donde un temporal dejó este verano esta imagen en la playa.

Admitida a trámite una denuncia contra Costas por delito contra el Medio Ambiente en Balerma

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Berja ve indicios de existencia de una infracción penal e investigará los daños en la Costa de Balerma

INMACULADA ACIÉN El Ejido

El Juzgado de Primera Instancia Número 1 de Berja ha admitido a trámite una denuncia interpuesta contra la DirecciónGeneral de Costas por delito contra el medio ambiente, al considerar que puede haber posible existencia de una infracción penal.

De esta manera, el Juzgado de Berja investigará los daños que se han producido en la Costa de Balerma como consecuencia de la construcción de espigones en Balanegra y para ello pide a Costas el expediente completo de las obras de emergencia llevadas a cabo en ese municipio.

La denuncia, a la que ha tenido acceso el periódico IDEAL pide tanto la investigación contra este organismo dependiente del gobierno central por delito contra el medio ambiente, como por delito de falsedad en documento público, delito de administración desleal y de malversación, así como delito de prevaricación.

Una denuncia con la que desde el Club Náutico de Balerma buscan exigir responsabilidades a la Entidad Pública que representa Costas y una actuación urgente para salvaguardar el equilibrio de las playas de Balerma, así como su defensa ante el retroceso exponencial al que estaba sometida y por el que se advierte un avance progresivo acelerado a corto plazo.

En este sentido, en la denuncia por delitos contra el medio ambiente influye el hecho de que, previo a la realización de las obras de emergencia sobre la costa de Balanegra, existían informes y estudios que alertaban y anunciaban impactos graves en zonas de influencia de esas obras, en referencia a la zona de Balerma. Un espacio que además está dentro de la figura de protección Red Natura 2000 y declaradas como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC), como recoge la denuncia.

Es precisamente en ese conocimiento previo mediante informes y estudios sobre el impacto que ocasionaría la construcción de espigones en Balanegra sobre la costa de Balerma en lo que se basa también el Club Náutico para denunciar prevaricación de la Dirección de Costas en esta acción.

Primer estudio en 2007

Y es que, en 2007, se contrata por la Dirección General de Costas la Asistencia Técnica para Estudio de dinámica litoral, transporte y evolución en el tramo de costa entre el límite de la provincia de Granada y el núcleo urbano de Balanegra. En ese estudio se recoge una serie de alternativas para frenar o paliar la regresión de la costa en Balanegra y posteriormente en 2013 el Servicio Provincial de Costas realiza un estudio de alternativas de las playas de Balanegra donde se incorporan las alternativas recogidas en el Estudio de dinámica litoral de 2007, añadiendo dos nuevas alternativas por parte del Servicio Provincial de Costas. Una alternativa que supondría la construcción de seis espigones que oscilan entre los 60 y los 25 metros de longitud con una aportación de arena de 240.000 metros cúbicos, donde los espigones se irían reduciendo en longitud hacia levante para reducir la erosión que se pudiera producir al final del campo de espigones.

La otra alternativa pasaba por un campo de espigones a lo largo de la playa de Balanegra que favoreciera la retención del transporte litoral y su acumulación frente a la zona erosionada, con una aportación inicial de 145.000 metros cúbicos de arena. En este caso también se contempla que los espigones hacia levante vayan reduciendo longitud y separación para reducir la erosión.

Es precisamente esta última la alternativa que se considera más viable en cuanto a coste económico y aportación de arena, además de considerarse que produciría menor erosión a levante. Un aspecto que, sin embargo, no se refrenda con ningún documento ambiental previo.

Tercer estudio en 2014

En 2014, como recoge la denuncia, nuevamente, la Dirección General de Costas y el Mar adjudica un contrato para recuperación ambiental de la playa de Balanegra, para el que en este caso sí se elabora preceptivamente el documento ambiental, donde se recoge que las aportaciones de arena a realizar en la recuperación ambiental deben provenir de manera compartida del espigón de Punta del Moro y del dique de abrigo del Puerto de Adra.

Sin embargo, esa arena nunca llegó a salir de Adra, sino que se extrajo íntegramente de la Punta del Moro y las obras se aprobaron por procedimiento de urgencia.

El 8 de mayo de 2015 se publica en el BOE el acuerdo del Consejo de ministros del 17 de abril, para que se declaren excluidas del trámite de evaluación ambiental las obras declaradas de emergencia. Una declaración que, sin embargo y como apunta la denuncia, se produce nueve días después de comenzar las obras.

Seis espigones construidos frente a cinco justificadas

En la denuncia admitida a trámite por el Juzgado de Berja al que ha tenido acceso IDEAL se pone el acento sobre el hecho de que el Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (CEDEX) realiza un informe en mayo de 2019 donde se recoge que a diferencia de lo que marcaban los estudios, el espigón pegado a levante en vez de ser más corto, es de la misma longitud que el resto y de apariencia más extensa.

Por otra parte, la denuncia recoge que «aunque se justificó la construcción de cinco espigones, la realidad es que se instalaron seis, como a posteriori quedó reflejado en el segundo certificado, sin mediar ninguna justificación o fundamentación».

La denuncia también incide en que «además de incorporar como medida vinculante no sobrepasar la cota de -1,5 metros, cosa que quedó sobrepasada en las obras finalmente realizadas por la vía de emergencia, que según se certificó llegó a -3,5 y excedió en un espigón más el número que el estudio presentaba de forma inconclusa».

Frente a la degradación que desde 2017 ha sufrido la costa en Balerma, sin embargo, y hasta la fecha, no se ha realizado ninguna actuación de obra estabilizadora, sino que se ha continuado con actuaciones de aportación de arena que se señala en la denuncia «son 'parches' de durabilidad cada vez más corta, debido a la agresividad de la dinámica del litoral».