CD El Ejido

El Ejido arde en su propio infierno

Kiu, que debutó con los ejidenses, intenta escapar del veterano Dani Güiza./CD EL EJIDO
Kiu, que debutó con los ejidenses, intenta escapar del veterano Dani Güiza. / CD EL EJIDO

El Sanluqueño revive ante un equipo mermado por las bajas y castigado por su afición

PACO ALONSOEL EJIDO

Una final, sin duda. Y se perdió. El CD El Ejido camina hacia los dos meses sin ganar, con la confirmación de que el problema no se sentaba en el banquillo. Aquel 2 de diciembre se logró un triunfo de prestigio frente al Cartagena por 1-0, siendo además el tercero consecutivo, pero eso no sirvió, en medio de un ambiente enrarecido, para 'entender' que después hubiese una derrota, un empate y otra derrota en el campo del filial del eterno rival, que exaltó incluso más a la afición celeste. El caso es que José Sevilla saltó de División de Honor a Segunda B para hasta el momento no conocer la victoria, pero lo que es más grave sin dar sensación de poder enderezar el rumbo.

0 CD El Ejido

Aulestia; Carlos Garrido, Molo, Sergio Jiménez, Álex Sánchez (Eppy, min. 46); Jordan, Jesús Rubio; Álvaro González (Kiu, min. 56), Javilillo (Nano, min. 70), Velasco; y Samu Corral.

2 At. Sanluqueño

Javi Jiménez; Reina, Pelón, Álex Cruz, Javi Gallardo; Misffut, Nando Quesada; Del Moral (Javi Valenzuela, min. 81), Dani Güiza (David Álvarez, min. 65), Edu Oriol; y Mawi (David Toro, min. 78).

Árbitro
Chavet García (Comité Andaluz). Amonestó al míster Jose Sevilla (min. 30), Garrido (min. 33) y Molo (min. 83), del CD El Ejido, y a Dani Güiza (min. 65) y David Álvarez (min. 72), del Sanluqueño.
Goles
0-1, m. 26: Álex Cruz; 0-2, m. 69: Pelón.
Incidencias
Partido correspondiente a la vigésimo primera jornada del Grupo IV de Segunda B disputado en Santo Domingo ante 957 espectadores, cifra oficial del club.

De hecho, el técnico virgitano suma dos puntos de doce en su coeficiente desde que se hizo cargo del equipo, con dos empates seguidos en casa y dos derrotas, siendo un duro agravante que estos resultados se han producido frente a tres 'rivales directos' que no tendrían que serlo sobre el papel. Pero la realidad es que el club ejidense se encuentra en el momento más complicado desde su creación en el año 2012, con serio riesgo de afrontar su primer descenso tras sumar solo ascensos. Jugar en Santo Domingo, además, es un auténtico infierno para el equipo, increpado desde la grada en cuanto las cosas no salen.

No importó lo mermado por las bajas que se presentó en la jornada 21, y lo más destacado del lado local fue precisamente la bronca montada desde antes del descanso y elevaba a la enésima potencia tras el pitido final. Por lo demás, sí hizo valer el Sanluqueño la regla no escrita del fútbol de 'a entrenador nuevo, victoria segura', ya que Abel Gómez, que fuese jugador del equipo gaditano como Sevilla lo fue del ejidense, debutó con un 0-2 en El Ejido aplicando orden, disciplina y efectividad a los suyos. Certeros en el balón parado, los dos centrales visitantes firmaron sendos goles desde saque de esquina.

Arrancada prometedora

Los celestes salieron animados arriba, con Jesús Rubio llevando las riendas del juego y encontrando por la derecha el mayor apoyo en Álvaro González. Suyos fueron los mejores servicios, si bien el '10' talonó a la perfección en una falta lateral para servir un balón peligrosísimo al segundo palo. Allí no llegó con la cabeza por muy poco Sergio Jiménez, incorporado al ataque. Se siguió con esa tónica de buenas triangulaciones y un González muy animado, con ganas y desborde como para hacer mucho daño. La sensación primera fue la de dominio y pasos hacia una victoria necesaria para hundir aún más a un Sanluqueño que llegó a Santo Domingo tras ocho jornadas sin ganar, remontándose su último triunfo al 18 de noviembre frente al Almería B.

El primer aviso visitante, tras pasar un cuarto de hora sin tiros a puerta por ningún bando al no transformarse el 'merodeo' local en algo más serio, fue un balón atrás del ariete Mawi que no encontró rematador. Los minutos fueron sucediéndose sin nada más que cierto entusiasmo sin mordiente, pero apareció Dani Güiza, el mítico jugador de la Selección Española, para poner un córner en el 26 a la frontal del área chica. Allí se adelantó a todos con la derecha el zaguero Álex Cruz, que subió el 0-1 al marcador y reafirmó al Sanluqueño en su propuesta de disciplina y posicionamiento. Con el tanto se comenzó a preparar el 'concierto de pito' por parte del sector más crítico de la hinchada, impaciente ante los errores.

Corazón sí, cabeza no

Los nervios y las prisas son malos compañeros de viaje siempre y más para un equipo que se desespera y no encuentra el juego. Se produjo un primer querer y no poder, con el Sanluqueño rozando el segundo en una jugada personal de Del Moral en eslalon, dejando atrás a rivales hasta perfilarse al borde del área para un disparo que detuvo bien colocado Aulestia. El meta fue determinante en la segunda parte en una primera jugada a balón parado, otro córner visitante en el que el rematador fue Güiza. El ex internacional se preparó el disparo con tiempo y Aulestia se estiró para rozar lo justo junto a la cepa de su palo derecho.

Fue un aviso que se vio seguido de una bronca tremenda por una pérdida de balón que utilizó el mismo jugador para servir a Mawi, al que se taponó la defensa en el último instante. En medio de los gritos e improperios, el equipo se enrabietó y Jordan hizo una buena jugada para chutar duro, pero desviado desde el pico del área. Ya estaba en el campo Kiu, flamante fichaje celeste con pasado en la UDA, ovacionado por la afición, desmarcándolo de su enfado. Igualmente fue aplaudido Güiza en su retirada del terreno de juego.

Eppy, uno de los cinco del filial en la convocatoria y en el campo desde el descanso por Álex Sánchez, lesionado, robó y chutó cuando tenía mejor opción en el pase que en el disparo. Acto seguido llegó La sentencia, ya que en otro córner el otro central, Pelón, enganchó un derechazo desde casi la frontal que entró en las mallas y subió el 0-2. Al minuto picó rozando la cepa del palo Samu Corral, Garrido lanzó arriba en un fallo garrafal del meta Javi Jiménez y se pidió penalti sobre Nano, otro del filial, en el 77. La recta final se produjo con más corazón que cabeza y el Sanluqueño perdonó en dos ocasiones el 0-3 ya en tiempo de descuento.