CD El Ejido

13+1: más allá de la superstición

13+1: más allá de la superstición

Los celestes ven la salvación cada vez más lejos; ahora se encuentran a cuatro puntos de la plaza que permite quedarse un año más en la categoría. El Ejido empata tras ponerle corazón y nada más ante un Marbella muy sólido

PACO ALONSO EL EJIDO

Todos los equipos que pasan por Santo Domingo tienen un modelo y desarrollan un plan que puede gustar más o menos, pero que busca tener un sentido. Eso es justo lo que no termina de encontrar el CD El Ejido, que parece más estar a merced de lo que decida el adversario y encomendarse a la inspiración arriba, algo peligroso cuando empieza a no quedar margen para el error. Ante el Marbella, equipo rocoso al que no le importó cortar el juego permanentemente si le era oportuno, los celestes tampoco fueron capaces de cortar la sangría que están padeciendo desde inicios de diciembre de 2018.

Sí, se tuvieron dos ocasiones claras en la primera parte y se intentó apretar en la segunda, pero lapidario es que se suman 14 jornadas sin ganar, con seis puntos sobre los últimos 42. Se ha entrado en las diez últimas jornadas en una pésima situación, con voluntad, pero pocos más argumentos para no solo intentar salir del pozo, sino para no verse más hundido en el mismo. No se le puede negar que quiso, pero la desesperación es el 'no pudo' un fin de semana más.

Sobre el alambre

Las dos más claras llegadas fueron protagonizadas por el mismo jugador, una en cada mitad, el delantero Vitor, que está cedido por el Albacete Balompié y claramente de una categoría superior a la Segunda División B, en la que milita. En el minuto 12 soltó un tremendo latigazo después de perfilarse desde lejos que se estrelló en el palo izquierdo de la portería defendida por Aulestia.

En el minuto 70 corrió 'de costa a costa' y se llevó por piernas a todo el que le salió al paso para plantarse ante el mete el meta celeste, providencial en su achique para detener el balón. Juergen recogió el rechace, hizo una vaselina y Jordan Sebban sacó bajo palos el esférico para evitar el gol. Era la demostración de estar caminando sobre el alambre todo el tiempo.

El partido, no obstante, se inició con un robo y escapada de Artiles a los 30 segundos, pero su centro fue cortado por la zaga visitante. El balón no tuvo dueño en la medular prácticamente en ningún momento, pero tampoco le hizo falta al Marbella esa situación para mostrarse como un equipo cómodo, presionando muy arriba la salida de balón rival y consiguiendo situaciones de ventaja en posiciones de peligro.

Los de Manolo Ruiz colgaron una falta mediante Tomás a la que no llegó en el segundo palo Sergio Sánchez, ello justo antes del cañonazo de Vitor antes referido. Emilio Cubo 'cogió turno' y robó para después chutar con intención, pero flojo, sin problemas para que abajo atajara el Wilfred. En el otro costado, los marbellíes también tiraron de estrategia en una falta lateral, pero sin consecuencias. El orden visitante se había hecho patente ante la falta de idea clara local y mucha voluntad.

Dos ocasiones y punto final

Antes del descanso, y fruto de la inercia de ida y vuelta, Artiles se quedó solo ante el meta costasoleño tras pararse toda su defensa al dar por hecho que Caucelo Sauce iba a pitar falta sobre Tomás. No fue así y el extremo llegó hasta la cocina, pero 'tiró al muñeco'. Fue la primera ocasión, a la que siguió una dejada de cara de Samu Corral, que pinchó el balón jugando de espaldas, hacia la llegada de Gabri, que disparó alto en el minuto 31. Entre medias, Vitor había finalizado un uno contra uno ante Sergio Sánchez, y después fue Juanma el que peleó un esférico para quedarse con él y chutar desde la frontal demasiado centrado.

Ya en la segunda parte no hubo ningún tiro a puerta por parte del CD El Ejido, incluso más voluntarioso que en la primera parte, pero también incluso más romo en ataque. Lo más reseñable sucedió al principio, con un centro de Álvaro González al que por poco llegó Samu Corral en la frontal de área chica. Con ello pareció cambiar el panorama, sobre todo porque después una subida de Tomás rozó el penalti a favor ejidense, quedándose en falta botada muy cerrada por Jesús Rubio para que no llegase Gabri en el segundo palo. A medida que pasaron los minutos la sensación de peligro decayó, como las fuerzas de Álvaro González en las dos veces que pisó el área rival.

El susto quedó con el 'carrerón' de Vitor que salvaron Aulestia y Jordan, si bien hubo más salidas a la contra del Marbella. El delantero fue un incordio hasta el final, con otra jugada personal en el 82 y con una escapada que afortunadamente para El Ejido no permitió el colegiado al no conceder ley de la ventaja cuando el brasileño se plantaba solo una vez más. La impotencia del cuadro celeste es manifiesta y urge 'curarla', porque la 'sorpresa' del Sanluqueño contra el Cartagena deja la salvación a cuatro puntos, y eso ya es brecha.

Más