El Ejido arropa a la Divina Infantita

Decenas de vecinos y devotos no quisieron perderse el tradicional encuentro con la Divina Infantita, en la tarde de ayer en El Ejido. / E. GRANJA

Centenares de vecinos acuden a su tradicional encuentro anual con la procesión de la imagen de la patrona por las calles del municipio

ELIZABETH DE LA CRUZEl Ejido

Ajena al clima de crispación política nacional, la imagen de la patrona y alcaldesa honorífica de El Ejido, la Divina Infantita, salió en la tarde de ayer en procesión por las principales calles del municipio, como acto religioso final tras la novena realizada en su honor, así como la tradicional ofrenda floral que recibió la imagen en la tarde del sábado. A las ocho y media de la tarde, la Divina Infantita salió a hombros de la Policía Local de El Ejido, de la que también es patrona, envuelta de olor a nardos para reencontrarse con sus fieles y devotos.

Fue a las siete de la tarde cuando arrancó la tradicional misa en su honor, a cargo del párroco de la Iglesia de San Isidro Labrador, Alejandro Moreno. Hora y media después, los cohetes y el himno nacional anunciaron su salida, en un ambiente de recogimiento y devoción, y con representantes municipales y de la Corporación, con el alcalde, Francisco Góngora a la cabeza, quienes completaron el recorrido junto a la Divina Infantita, por las calles más céntricas de El Ejido.

Después de la celebración de la misa, la patrona del municipio recorrió las calles La Rosa y Cervantes, Brasilia, Bulevar, Lobero y la Plaza de la Constitución, para volver de nuevo por la calle Divina Infantita hasta su entrada en la Parroquia de San Isidro, bien entrada la noche.

Los cultos religiosos se iniciaron el pasado 21 de septiembre, en los que cada tarde, a las ocho y media, se ofició el rezo del Santo Rosario y la Novena, dedicado a los Ministerios de la Eucaristía, a las familias del municipio; al padre fundador Federico Salvador en su centenario, a los jóvenes, a las religiosas y vida consagrada; y a las hermandades y mayordomía de la Parroquia.

Asimismo, el novenario fue presidido por Samuel Olvera Olivares, del Pontificio Instituto Litúrgico de San Anselmo de Roma y sacerdote diocenaso de El Ejido. El lunes 25, al término de la Santa Misa, tuvo lugar la bendición e imposición de medallas a los nuevos hermanos, y el sábado, a partir de las siete de la tarde se llevó a cabo la ofrenda floral. De manera previa, los asistentes pudieron además adquirir los nardos a la entrada del templo. Por la tarde se ofició la misa solemne y no fue hasta la jornada de ayer domingo, cuando la Virgen Niña protagonizó su tradicional salida en procesión por las calles de la localidad.

El itinerario religioso previsto durante el recorrido también resultó muy emotivo para fieles y devotos, ya que se realizaron diferentes ofrendas con pétalos y flores, al paso de la imagen por las calles del centro. Paralelamente a la celebración religiosa, la Divina Infantita también cuenta con una verbena popular, que cada año reúne a los vecinos del centro ejidense, y que sirve a las hermandades para recaudar fondos para el desarrollo de su actividad.

Fotos

Vídeos