CD EL EJIDO

Manotazo a la depresión celeste

Carralero, tras una buena jugada de Emilio Cubo y Velasco, logra batir a Simón./PACO ALONSO
Carralero, tras una buena jugada de Emilio Cubo y Velasco, logra batir a Simón. / PACO ALONSO

El CD El Ejido confía en su trabajo y encuentra cura a su falta de gol a costa del Lorca Deportiva

PACO ALONSOEL EJIDO

Hacía falta una victoria, y qué mejor manera de ver esa necesidad satisfecha que con una goleada. Si a eso se une una neta superioridad, la sensación de que hacer goles es fácil y de que el fútbol fluye, mucho mejor. Salió de su crisis el CD El Ejido haciendo tantos goles como en las cinco jornadas previas, precisamente cinco. Decidió Emilio Cubo que ya estaba bien de tensiones y entró en el partido con la determinación de que había que fusilar la portería defendida por Simón.

5 CD El Ejido

Cristian Arco; Emilio Cubo, Arregi, David Fernández (Manu, m. 75), Javi Hernández; Lolo González, Echu (Gabri, m. 57), Rodri; Velasco, Carralero y Alfonso (Paquito, m. 66).

1 Lorca Deportiva

Simón; Juanjo, Diego Ruiz, Lulu (Alonso, m. 46), Sergio Rodríguez; Ndiaye (Christian, m. 46), Pedro; Luismi, Javi Saura, Víctor Fenoll (Gleyson, m. 54); Juan Arcas.

Árbitro
Rives Leal (Comité Murciano). Mostró cartulina amarilla al local Echu (m. 41), así como a los visitantes Ndiaye (m. 34), Diego Ruiz (m. 58) y Alonso (m. 65). Expulsó por doble amarilla a Christian (m. 49 y m. 58).
Goles
1-0, m. 4: Carralero; 2-0, m. 7: Echu; 3-0, m. 9: Velasco; 3-1, m. 35: Juan Arcas; 4-1, m. 46: Carralero; 5-1, m. 74: Javi Hernández.
Incidencias
Partido correspondiente a la sexta jornada de Segunda División B en su grupo IV disputado en el Estadio Municipal de Santo Domingo ante unos espectadores aproximadamente. Se detuvo el partido en el minuto 29 y en el 71 para que los jugadores se refrescaran en sus respectivos banquillos. Carralero dedicó su segundo tanto al cuerpo técnico.

Otra cosa es que el cuero entre o no entre y, en esta ocasión, a diferencia de lo ocurrido en Sevilla siete días antes frente al Betis Deportivo, el portero del Lorca Deportiva sacó tres veces el balón de las mallas de manera consecutiva. Máxima efectividad del sistema de Alberto González, ya que el 'hambre agudiza el ingenio' y, a falta de delantero de garantías, ideó un dibujo con falso '9' en el que mojó su particular tridente de llegadores.

El lateral diestro construyó una autopista por su banda y participó en los tres tantos, iniciando el primero y asistiendo en el segundo y el tercero. Secundando esa apertura de espacios, se desarrolló un gran trabajo por parte de Alfonso, más sacrificado que los goleadores Carralero, Echu y Velasco. El Lorca temblaba en cada recuperación celeste, ya que todo era oro para el CD El Ejido después de haber sufrido la amargura de la 'hojalata' cuando los goles no entraban. Con todo, se repuso, tiró de casta y generó varias llegadas hasta que recortó con un golazo.

No importó al equipo local, que manejó el tiempo hasta el descanso y que a la vuelta amplió la renta a la primera, prácticamente calcando el inicio del choque. Carralero repitió acierto y celebró el cuarto de la cuenta de su equipo dedicándoselo al cuerpo técnico, al que hizo levantarse del banquillo, dejando claro así a la grada la confianza de la plantilla hacia el mismo. Después se acumularon llegadas y el marcador se pudo ver ampliado, mientras que Manuel Sánchez, el míster visitante, veía como Christian se autoexpulsaba tras 12 minutos en el terreno de juego. Había salido por el tarjeteado Ndiaye, rebajando supuestamente el riesgo de quedarse con uno menos, pero su jugador le arruinó el plan.

Desmelenarse

En el minuto 3 llegó la primera galopada de Emilio Cubo por su carril, asociándose con Velasco, al que dobló por el pico del área Carralero que engatilló al palo largo el 1-0. Sentó de maravilla al CD El Ejido, que se quitó cinco jornadas de encima y se desmelenó sin solución de continuidad para un Lorca que solamente pudo verlas venir. En el minuto 7, Emilio Cubo corrió más que nadie, leyó el pase a la perfección y habilitó a Echu en su desmarque, con una facilidad pasmosa del chaval para superar a Simón en su media salida, con lo el marcador del Municipal de Santo Domingo anunciaba el segundo gol celeste. No iba a quedar ahí la locura, puesto que otra subida del lateral acabó con un centro medido a la testa de Velasco, solo para conectar a la red.

En diez minutos el partido parecía decidido, pero eso nunca se sabe en Santo Domingo y encima el Lorca Deportiva pensó que quedaba mucho tiempo por delante. De hecho, Juan Arcas enganchó un disparo desde el balcón del área que tocó en la defensa y al que llegó bien Cristian. Echu, en el otro costado, voleó desviado en la única que llegó celeste después de la avalancha inicial. El que tenía que apretar era el cuadro murciano, pero Cristian también jugaba, por lesión de Gianfranco, y demostró que hay una gran pareja de porteros, luciéndose ante Luismi en un mano a mano.

El tanto que sería el del honor lorquino acabó por llegar en un balón parado. Fue una falta lateral botada por Sergio Rodríguez y rematada de primeras por Juan Arcas desde el pico derecho del área pequeña. Empaló inapelable y firmó un golazo. Antes del descanso, Velasco no tiró bien en una jugada de garra de Carralero por línea de fondo. Como curiosidad quedó que por primera vez en el Municipal de Santo Domingo se vio una parada para beber agua, que también se repitió en la segunda mitad, con ambos equipos refrescándose en sus respectivos banquillos.

Disfrutar del triunfo

Lo bueno de la victoria para el equipo de Alberto González es que pudo ser sentida en todo su esplendor tanto por la grada como por el equipo, sin sufrimientos. En la primera jugada fue la banda izquierda la que aportó la alegría, con un servicio de Alfonso a Carralero para que, con habilidad, sorteara al meta Simón en el mano a mano y cruzara al interior de la jaula. La presencia del Lorca arriba fue testimonial, con una llegada de Víctor Fenoll y nada más en el minuto 52, excepto un tiro alto de Alonso en el minuto 89 del choque.

De haber algún tanto más en el partido estaba claro que sería para 'engordar' la autoestima del conjunto celeste y, por poco, con suerte, firma otro doblete Echu, cuyo disparo tocó en la defensa y descolocó a Simón, pero el cuero se fue fuera cerca del poste de la meta lorquina. Arregi cabeceó dos veces consecutivas, con mucho peligro sobre todo en la primera, pero como lo redondo para una tarde plácida era una manita, Javi Hernández quitó las telarañas de la escuadra derecha con su zurda después de tirar una pared con Paquito. Después de la tormenta llega la calma.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos