Extra

VdeBanana presenta un espectáculo fresco y divertido en el Parque Municipal

Los actores intentaron un secuestro con rehenes, tomando a los pequeños asistentes. / I. A.
Los actores intentaron un secuestro con rehenes, tomando a los pequeños asistentes. / I. A.

Para su primer número los tres hermanos requirieron la participación de varias personas adultas del público, que participaron en un juego surrealista de lanzar al aire y encestar en una bolsa de papel una pelota imaginaria

I. ACIÉNEL EJIDO

VdeBanana llevó a cabo el pasado sábado por la tarde un espectáculo fresco, divertido y muy interactivo con el público desde el primer momento, que tuvo como escenario el Parque Municipal de El Ejido, en el marco del 41 Festival de Teatro.

En esta línea, para su primer número los tres hermanos requirieron la participación de varias personas adultas del público, que participaron en un juego surrealista de lanzar al aire y encestar en una bolsa de papel una pelota imaginaria, que en su último lanzamiento, se convierte finalmente en real.

Tampoco faltaron algunas piruetas en el airea por parte de los tres actores, malabares a una, dos y hasta tres manos.

Pero, sin duda, uno de los momentos más divertidos del espectáculo es cuando uno de los actores se enamora de una chica del público, a la que regala flores y con la que se marcha, para sorpresa de sus hermanos y de los presentes. Pero como el espectáculo debe continuar, pronto VdeBanana decide sustituir al hermano que se ha marchado por el marido de la chica con la que se ha ido. De nuevo tirando de la complicidad del público asistente que se mostró muy colaborativo y predispuesto, incluso ante el descaro de los actores que le quitan patatas y bebida a los asistentes para comérsela ellos, en varios momentos de la función.

Junto al nuevo miembro de la banda, continúan intentando números circenses, hasta que de pronto aparece de nuevo el miembro de la banda huido y entabla una lucha en la que cuenta con la colaboración de los niños asistentes, que le ayudan con sus gritos en el combate.

No obstante, no llega a derramarse sangre porque la chica detiene el combate para marcharse con su marido y abandonar al artista.

En este sentido y tras varios números de acrobacia, los tres bandidos se despiden como mejor saben, intentando llevar a cabo un atraco y tomando como rehenes para ello a decenas de niños que presenciaban el espectáculo. Un asalto con unas armas muy especiales que hicieron honor al nombre del grupo, ya que para ello se ayudaron de tres bananas.

Las sirenas de la policía y de los helicópteros los disuaden finalmente para acabar el espectáculo a la carrera ante el gran aplauso del público.

Contenido Patrocinado

Fotos