Urbanismo ultima la redacción de la nueva ordenanza municipal para obras menores

El alcalde ejidense junto al concejal de Urbanismo. /IDEAL
El alcalde ejidense junto al concejal de Urbanismo. / IDEAL

Estará lista a final de año y su objetivo es reducir los trámites que deben realizar los vecinos que quieran realizar este tipo de trabajos

E. DE LA CRUZEl Ejido

El Ayuntamiento de El Ejido trabaja ya en la redacción de la Ordenanza Municipal Reguladora del Régimen de Comunicación Previa para las Obras Menores, con el objetivo de simplificar y reducir los trámites que deben realizar los vecinos que pretendan realizar actuaciones de mínima o escasa entidad técnica. Al respecto, el alcalde ejidense, Francisco Góngora, aclaró que lo que pretende regular esta nueva normativa es «el régimen y el procedimiento al que quedan sujetas las actuaciones urbanísticas de menor entidad sometidas a comunicación previa en lugar de la actual licencia de obras». De este modo, añadió, «con esta iniciativa se posibilitará iniciar los trabajos a los diez días desde la presentación de la solicitud en el Ayuntamiento, mientras que, hasta ahora, el tiempo medio oscila entre un mes y mes y medio».

Por su parte, el concejal de Urbanismo ejidense, Alberto González, apuntó que con esta medida se implantará a final de año, «un procedimiento abreviado de manera similar a la Declaración Responsable existente para las obras menores en locales para el desarrollo de una actividad». Este tipo de solicitudes tendrán que registrarse en el Ayuntamiento donde se liquidarán las tasas correspondientes y, tal y como concretó González, «tras la comprobación técnica por los servicios municipales para su examen documental previo a fin de acreditar su adaptación a la normativa vigente, que sea de aplicación en cada supuesto, y si su contenido está adecuado a la futura ordenanza y no hay nuevos requerimientos que añadir, se podría iniciar la obra en un plazo no más allá de los diez días».

Así, se incluyen en la categoría de obras menores con comunicación previa las obras interiores en edificios que no modifiquen su estructura y mejoren las condiciones e higiene, como la reposición de revestimientos y pavimentos, la reparación de baños, aseos o cocinas, construcción, reparación o sustitución de tuberías de instalaciones o desagües, pintura, estuco, así como la reparación de fachadas de edificios, entre otros.

En cualquier caso, sí quedan excluidas las obras de edificación de nueva construcción, de ampliación, modificación, reforma o rehabilitación, además de las que tengan el carácter de intervención total en edificios, elementos o espacios catalogados o que dispongan de algún tipo de protección de carácter ambiental o histórico-artístico. También quedan fuera aquellas otras actuaciones de carácter parcial que afecten a los elementos o partes objeto de protección, así como obras privadas que se pretendan desarrollar en espacio libre público, vías públicas o en bienes de dominio público o patrimonial, u obras cuyo presupuesto de ejecución material sea superior a 30.000 euros.

Con todo, Góngora insistió en que el objetivo final es «seguir apostando y trabajando por introducir la simplificación administrativa» dentro de la Administración local.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos