Los problemas de las personas especiales

Miembros de la asociación junto al periodista Ángel Acién, socio honorífico de la asociación. /I. A.
Miembros de la asociación junto al periodista Ángel Acién, socio honorífico de la asociación. / I. A.

La asociación Soy especial y qué... se presenta en sociedad el próximo 17 de marzo en el teatro antiguo pero en sus seis meses de vida son muchos los logros que ya ha conseguido

INMACULADA ACIÉN El Ejido

a conseguido

ElEjido. Todos somos diferentes. Cada persona nace con unas capacidades diferentes a otros y en esa diferencia está el enriquecimiento de una sociedad, además de que aquello que nos diferencia es lo que nos hace especiales.

Ser diferente no es un problema o no debería serlo, pero la realidad es que las personas con diversidad funcional sí se enfrentan cada día a problemas y retos, y sólo los padres con niños con un problema psicológico, motriz, de desarrollo cognitivo o comportamiento saben las dificultades que sus hijos tienen para poder llevar una vida normalizada como cualquier otro niño.

Así nació hace unos meses Soy e y qué... Una asociación formada por un grupo de padres que decidieron unirse para enfrentar en grupo los problemas con los que se encontraban en su día a día. Una asociación que se presentará oficialmente en sociedad el próximo 17 de marzo con un desfile en el antiguo Teatro.

María del Mar Martínez, su presidenta, explica que el primer objetivo que se marcaron fue el de orientar y acoger a las familias a las que les diagnostican un problema en su hijo, sea del tipo que sea. «Todos hemos estado siete u ocho años dando vueltas sin asesoramiento y sabemos lo complicado que a veces se hace. Hay un protocolo médico, un protocolo de servicios sociales, otro educativo, pero no hay ningún sitio donde te asesoren de todos los pasos que tienes que dar».

Asimismo, Martínez también destaca que «otro de los motivos que nos lanzó a crear esta asociación es que cuando vas solo a cualquier sitio no te escuchan y ahora como asociación nos escuchan más».

Es poco tiempo el que llevan funcionando ya que echaron a andar en septiembre. Sin embargo, la fuerza, el ánimo, la energía y la determinación de todos los miembros de esta asociación les ha llevado a hacer ya numerosas acciones. En el seno de la asociación llevan a cabo sesiones de terapia de grupo para padres, organizan talleres y charlas a necesidad y petición de sus miembros además de ofrecer charlas informativas en los centros educativos que lo solicitan sobre las distintas discapacidades y sobre altas capacidades porque la mayoría de docentes aún no están concienciados».

Pero sus logros van mucho más allá. El hecho de que este año la Cabalgata de Reyes contara con espacios habilitados específicamente para personas con movilidad reducida o con autismo fue una propuesta de esta asociación, que en materia de inclusión también ha solicitado un parque infantil inclusivo al Ayuntamiento. «Hemos presentado un proyecto y se ha asignado ya una partida. De momento se van a colocar algunos columpios nuevos para niños en La Loma, Las Norias, Almerimar y Ejido Norte, y esperamos que poco a poco se vayan adaptando todos los parques para que nuestros hijos también puedan jugar como el resto de niños», señala María del Mar Martínez.

«Hemos solicitado una ayuda a La Caixa para poner en marcha un proyecto que se lama ‘patios dinámicos’ para el colegio Diego Velázquez y que persigue que los niños con autismo puedan jugar en el recreo con otros niños que no tengan ese problema conseguir su integración real y que por primera vez esos niños jueguen en el patio», señala Martínez.

Pero son muchos los retos que aún quedan por delante. «Mi hijo no podía optar al aula matinal porque no hay monitores específicos para niños con autismo, no podemos optar a actividades extra escolares «, explica Mari Navarro, vocal de la asociación, quien también pone el acento sobre la falta de plazas TEA en los centros educativos. «En Secundaria es que directamente no hay ningún aula TEA y en cuatro o cinco años llegarán mínimo 25 o 30 niños que sepamos», afirma Navarro, quien explica que «los niños con TEA aprenden con el método Tech que son pictogramas y en Secundaria no hay, se integran dentro de las aulas especiales con lo que todo lo que han aprendido en Primaria se pierde en Secundaria porque se rompe el método. Será como una guardería para adolescentes».

Problemas todos ellos a los que debe dar solución la administración y desde esta asociación tratan de ser ese altavoz que ponga voz a las necesidades de un grupo de niños y de padres que han decidido no aceptar un no por respuesta.

 

Fotos

Vídeos