El Pleno aprueba de manera definitiva la subida del recibo del agua un 30%

La oposición en bloque votó en contra de la subida del agua. /I. A.
La oposición en bloque votó en contra de la subida del agua. / I. A.

Las más de mil alegaciones presentadas a la modificación de la tarifa del agua fueron rechazadas por el equipo de gobierno y la ordenanza se publicará en el BOP para su entrada en vigor

INMACULADA ACIÉN El Ejido

El agua fue de nuevo el tema que centró el Pleno Ordinario celebrado ayer en el Ayuntamiento de El Ejido. Durante algo más de una hora, los grupos municipales discutieron sobre la modificación de la tarifa del agua que supondrá definitivamente un aumento del recibo en un 30% y que se aplicarán al día siguiente de su publicación en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP).

La aprobación definitiva de la modificación de la ordenanza del agua se produjo con los únicos votos a favor del PP, mientras que el resto de grupos municipales votaron en contra. Tampoco consiguieron que la ordenanza sufriera modificación alguna las más de 1.000 alegaciones que tanto grupos políticos, como entidades y sobre todo vecinos a título particular presentaron al Ayuntamiento y que fueron desestimadas por el equipo de gobierno.

En esta línea, el portavoz municipal y concejal de Hacienda, José Francisco Rivera explicó nuevamente los motivos que obligan al Consistorio a la actualización de la tarifa del agua y que se deriva de la obligación de incrementar el consumo de agua desalada para abastecimiento urbano, lo que supone trasladar los costes de la desalación al recibo del usuario.

Así Rivera insistió en que «resulta forzoso el consumir agua desalada», al tiempo que recordó que «desde el año 2010 al 2017, durante siete años, la tarifa se mantuvo congelada». Eso sí, en 2017 ya se llevó a cabo una subida del recibo de agua entorno a un 20%, por lo que una persona que pagara en 2016 100 euros de agua, tras esta modificación pagará 156 euros, según indicó la concejala de UPyD Eva Liria, para ejemplificar la subida de estos dos últimos años.

Por otra parte, Rivera explicó que la variación en los costes, por importe de 2.249.000 euros, responde a tres circunstancias muy concretas la primera de las cuales es la aplicación de una tasa establecida por la Junta Central de Usuarios del Poniente Almeriense (Jcupa) a los ayuntamientos por la extracción de agua del acuífero y como compensación a los regantes que a partir de ahora realizarán un mayor consumo de agua desalada, ya que harán uso de los volúmenes sobrantes y aprovecharán al cien por cien la capacidad de la planta.

En segundo lugar la subida responde a la obligación de incrementar el consumo de agua desalada para este año 2018, como medida necesaria para la recuperación de los acuíferos sobre explotado y, en tercer lugar, para hacer frente a los costes de amortización de la construcción de la planta desaladora y las respectivas conducciones a la red de abastecimiento.

Pese a que los grupos aseguraron entender que el agua tiene un coste y también la necesidad de recuperar los acuíferos, sí criticaron medidas no adoptadas por el gobierno local que podrían amortiguar esa subida.

Así, desde el PSOE se criticó la modificación de los bloques tarifarios, que el concejal Juan José Godoy calificó de «subida encubierta», al tiempo que también criticó el hecho de que solo se grave el consumo y no la cuota fija y, por tanto, «las viviendas vacías no pagan ni el agua desalada, ni el coste de las reparaciones ni nada, mientras no consumo no estoy contribuyendo, por tanto no es justo ni equitativo».

Asimismo, Godoy pidió, entre otros temas, que el Fondo de renovación de redes que nos impusieron en la anterior revisión de la tarifa como una parte proporcional del bloque de consumo entendemos que se debería financiar con un canon porque de esa forma los ingresos están fiscalizados por parte del Ayuntamiento, de manera que ahora no sabemos lo que se recauda ni en que se gasta».

Por su parte, el portavoz de IU, Juan Antonio López Escobar, exigió una auditoría a Elsur y Aguas de El Ejido, así como un informe del interventor municipal, una propuesta que garantice servicios básicos y mínimos vitales y una relación detallada de alegantes, entre otros aspectos.

Asimismo, Eva Liria criticó que el Consistorio sea el mayor consumidor de agua en El Ejido con más de 750.000 metros cúbicos, por lo que pidió que ese gasto se incluya dentro de los presupuestos municipales y no se cargue en el recibo del agua.

 

Fotos

Vídeos