Un pequeño jardín para mostrar el trabajo de un año

Un pequeño jardín para mostrar el trabajo de un año

El Patio de Luces del Ayuntamiento acoge hasta el viernes una muestra del Taller de Jardinería de Salud Mental municipal

INMACULADA ACIÉN El Ejido

El Patio de Luces del Ayuntamiento de El Ejido acoge desde ayer y hasta el viernes la muestra de los trabajos que los jóvenes del Taller de Jardinería de Salud Mental del Ayuntamiento de El Ejido realizan durante todo el año. Una muestra no solo abierta a la visita de los ciudadanos, sino a través de la que también ponen a la venta parte de su trabajo, ya que otra parte se destina a plantarse en parques, rotondas y otras ubicaciones del municipio ejidense, revirtiendo en el embellecimiento de la ciudad.

Un dinero, el que recauden, que irá destinado a sufragar los gastos de actividades que realizan como viajes socioculturales, entre otros.

Y es que tal y como destacó la concejala de Servicios Sociales y Mujer, Delia Mira, además de las actividades propias que se realizan dentro del taller, se llevan a cabo otras iniciativas complementarias como «talleres de habilidades sociales y viajes socioculturales. Este año pudieron visitar parte de la provincia de Málaga y de Almería». A los que se une la actividad física que se realiza en el pabellón de El Ejido.

Por otra parte este taller, de titularidad municipal, cuenta con la colaboración del área de Salud Mental del Distrito Sanitario de Poniente, que es la encargada de llevar a cabo la derivación de los pacientes y realizar el seguimiento médico y terapéutico de los participantes.

En esta línea, se trata de un taller de terapia ocupacional, donde los usuarios emplean cuatro horas de su tiempo diario en tareas de jardinería. Una actividad que les ayuda a superar«problemas médicos y que puedan adquirir habilidades sociales que les permitan integrarse de manera más positiva en su entorno familiar y social», explicó la concejala de Servicios Sociales, quien añadió que «está teniendo unos resultados terapéuticos fabulosos como nos lo hacen llegar sus familiares».

Por su parte, la monitora del taller, Luisa Marín, destacó entre los beneficios que reporta este tipo de iniciativas para los usuarios «sobre todo tener su tiempo ocupado, tener algo que hacer cada día, es como una medicación, y también contribuye al respiro familiar».

De esta manera, esta actividad tiene como finalidad favorecer la autonomía personal y la integración social de los participantes, convirtiéndose en un recurso terapéutico que contribuye «de manera muy positiva a normalizar la vida de los alumnos y a integrarse socialmente», destacó Mira.

Mejoras en el taller

Por otra parte, la concejala de Servicios Sociales subrayó que recientemente se han llevado a cabo mejoras en el invernadero, que se ubica en el Vivero Municipal, y se han instalado unos módulos «que van a servir para que estas personas puedan llevar a cabo una serie de actividades».

Por otra parte, la responsable municipal insistió en «la importancia de este programa, que venimos desarrollando desde hace algunos años, ya que los alumnos desarrollan habilidades, aumentan su autoestima y favorece las relaciones interpersonales» e hizo especial hincapié en cómo este tipo de iniciativas «contribuyen a mostrar una imagen real y positiva del colectivo, que es capaz de llevar una vida totalmente normal e integrada en el día a día de su entorno».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos