Miles de personas vibran en Almerimar con un Desembarco Pirata de historia

Miles de personas vibran en Almerimar con un Desembarco Pirata de historia

La Playa dePoniente acogió la recreación de uno de los ataques corsarios que tuvo como escenario la costa de Malerva, antiguo nombre de Balerma, a mediados el siglo XVI

INMACULADA ACIÉN El Ejido

La playa de Poniente de Almerimar fue escenario el pasado domingo por la tarde noche del Desembarco Pirata. Un evento que llegó a su séptima edición con una gran afluencia de público y con un espectáculo dinámico, divertido y muy colorido.

Cerca de 5.000 personas se dieron cita para ver la recreación sobre la arena de la playa de un ataque corsario a la antigua costa de Malerva, nombre con el que se conocía antiguamente a Balerma, datado de mediados del siglo XVI. El grupo ejidense Alejú Servicios Culturales fue el encargado de recrear una escena en la que no faltaron los más mínimos detalles. Un poblado con su huerto, su mercado, la fuente de la que sacar el agua para abastecer las viviendas, la zona donde reparar las redes con las que los pescadores se lanzaban al mar en los días de pesca, o un espacio en el que se pudieron apreciar las migas tradicionales de la tierra. Los niños correteaban, las señoras paseaban y los ciudadanos más modestos trabajaban sin descanso, bajo la atenta mirada de dos guardias que patrullaban y guardaban la seguridad de la villa.

Todo transcurría con normalidad hasta que se lanzó esa frase tan conocida de 'Moros en la costa' y que nació precisamente para avisar de que los piratas, llegados desde la costa de África en aquellos tiempos llegaban a tierra firme para arrasar con todo lo que encontraran a su paso y prender de rehenes a mujeres y niños.

El desembarco se produjo pasadas las ocho de la tarde ante la atenta mirada de miles de personas que se congregaron alrededor del escenario montado en plena playa. La lucha se desató entre piratas y moradores de la zona y ante la desigualdad de armas, los unos con espadas de verdad y los otros con palos, los lugareños cayeron presos en poco tiempo pese al intento de resistencia.

Pasacalles

Una vez cautivos, los piratas caminaron hacia el paseo marítimo donde dio comienzo un pasacalles que contó con decenas de artistas durante todo el recorrido, pasando por las dársenas del puerto y llegando a su punto final en la plaza Batel después de más de tres horas de animación.

El encargado de abrir en esta edición el pasacalles fue el grupo de animación Kalesi. Bailarinas y bailarines con un espectacular atuendo de plumas y trajes plateados brillantes que acompañados por la música de la agrupación Amasal y Cristo del Amor, fueron llevando la música y el ritmo por todo el Puerto Deportivo de Almerimar.

En este sentido, el séquito de figurantes y artistas que conformaron el Desembarco estuvo compuesto por cerca de 200 personas.

Por otra parte, durante el recorrido, el público pudo disfrutar de hasta tres actuaciones. La primera de ellas, se ubicó al inicio de la primera dársena, donde esperaban los integrantes de la compañía Aribaldi Circus, que sorprendió con un impactante número desarrollado a varios metros del suelo. Colgados de un gran aro sujeto a una grúa, una bella sirena hizo su entrada en escena, acompañada de dos acróbatas bailarines.

El segundo de los espectáculos se situó en la tercera dársena con la actuación del reputado malabarista y payaso 'Antoñito Huevo Frito'; en el que mezcló ingenio y buen humor, al que siguió Calderón y Cía con números de fuego y saltos, entre otros.

La última y definitiva parada del pasacalles fue en la plaza Batel, donde finalizó la actividad con la proyección de varios vídeos que reflejaron la realidad de Almerimar y de El Ejido desde diferentes perspectivas, y donde se llevó a cabo la entrega de premios del concurso de disfraces que desarrolló durante toda la tarde noche la Junta Local de Almerimar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos